Oportunidades de inversión

Valores con gancho gracias a las divisas

El yen ha caído un 31% respecto al euro desde el pasado verano y un 24% frente al dólar

El billete verde vuelve a servir de refugio

La moneda europea ha perdido fuerza a raíz de las elecciones italianas

El euro ha perdido fuerza frente al dólar sobre todo a raíz de las elecciones italianas de febrero.
El euro ha perdido fuerza frente al dólar sobre todo a raíz de las elecciones italianas de febrero.

El mercado de divisas suele ser muy volátil. Pero cuando una moneda mantiene una clara tendencia durante un largo periodo de tiempo, algunos sectores se ven beneficiados y ofrecen oportunidades de inversión.

La debilidad de una divisa da vida inevitablemente a las compañías que operan más allá de sus fronteras. La continua depreciación del yen, que incluso se ha acelerado después de que el Banco de Japón haya anunciado un nuevo y ambicioso paquete de medidas de estímulo para combatir la deflación e impulsar la economía (ha caído un 31% respecto al euro desde el pasado verano y un 24% frente al dólar), ha provocado revisiones al alza en las perspectivas de beneficios de las principales compañías exportadoras de Japón.

“Las empresas del índice Nikkei son las que más actualizaciones al alza están recibiendo desde octubre y noviembre pasados”, asegura Daniel Suárez, de Analistas Financieros Internacionales (Afi).

Según informaciones de la prensa nipona, el beneficio operativo conjunto a finales del año pasado se habría incrementado en cerca de 190.000 millones de yenes (unos 1.800 millones de euros).

Así, muchos analistas recomiendan tomar posiciones en la renta variable nipona a través de un fondo de inversión, especialmente en aquellos valores ligados al sector de la automoción, ingenierías o tecnológicas.

Desde Renta 4 señalan que la caída del yen “es un bálsamo para las exportadoras japonesas que, durante los últimos años, tenían que hacer verdaderos esfuerzos para que su producción fuera competitiva en el exterior, mientras su moneda se apreciaba”.

El movimiento del yen no lo ha replicado el dólar, a pesar de que la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos también ha optado por políticas expansivas. Tras una temporada cediendo terreno, sobre todo frente al euro, el billete verde ha recuperado su condición de valor refugio ante el optimismo en torno a la economía norteamericana.

El euro, por su parte, ha cambiado igualmente su tendencia y si bien a comienzos de año se hacía cada vez más fuerte, llegando a preocupar a países como Francia por el peligro que suponía para su competitividad, desde hace unas semanas su cotización ha bajado, especialmente a raíz de las elecciones italianas. Y parece que la caída se va a mantener. Tal es así, que algunas firmas de análisis han rebajado recientemente los rangos objetivos a 1,25 dólares, frente a los pronósticos de febrero en niveles de 1,34 dólares. Ahora cotiza en 1,29 dólares, aunque esta semana llegó a retroceder hasta 1,27.

En este escenario, y sin perder de vista los vaivenes de las divisas en Europa y Estados Unidos, ganan atractivo los valores cíclicos con exposición al exterior.

Según Félix González, de Capitalia Familiar, hay que tener en cuenta que el cruce euro-dólar “está últimamente distorsionado por las rondas de liquidez de la Fed o las decisiones de política monetaria del Banco Central Europeo (BCE)”. En este contexto, a su juicio, en la Bolsa española destacan aquellas empresas diversificadas y con intereses en países emergentes de Latinoamérica o Asia.

Deutsche Bank, que prevé un potencial de revalorización del dólar del 10% este año, apuesta en el mercado americano por compañías industriales, tecnológicas con buenos dividendos o empresas de servicios financieros. Asimismo, despunta el sector vinculado al consumo.

Para Daniel López de Argumedo, analista de Finagentes Gestión, las posibilidades de inversión atendiendo al comportamiento de las divisas “dependen sobre todo de una tendencia afianzada, como la que se percibe en el yen”.

Diez son los valores a uno y otro lado del Atlántico con más potencial al calor de las divisas:

TOYOTA, potencial casi inagotable:

Es la automovilística japonesa que mayor tendencia alcista está registrando en la Bolsa de Tokio. Sus acciones se han revalorizado alrededor de un 25% en lo que va de año y, según José Luis Herrera, analista de CMC Markets, “todavía tienen recorrido espoleadas por el efecto divisa y el repunte del consumo en el sector de la automoción".

CANON, claro ejemplo exportador:

El fabricante y distribuidor de material ofimático y fotográfico aprovecha la caída del yen para satisfacer la demanda en Europa. La marca ha roto los niveles de resistencia y sus acciones miran a un nuevo tramo alcista, en los 4.000 yenes, a partir del cual puede irse incluso a 6.000 yenes por título, tocando los máximos de junio de 2008.

KOMATSU, el negocio de rehacer Japón:

Conocida por la fabricación de grúas y demás maquinaria para la construcción, la empresa se está viendo favorecida también por la financiación de obras públicas y de reconstrucción tras el terremoto y el posterior tsunami que asoló Japón en el año 2011. Los títulos, en torno a los 2.200 yenes, pueden llegar a alcanzar los 3.400.

HOME DEPOT, aupado por la mejora económica:

En un momento en el que hay buenas perspectivas de crecimiento en Estados Unidos, esta compañía ligada al consumo interno cotiza en el Dow Jones en máximos en 70 dólares por acción, un 125% más que hace dos años. “En general, lo está haciendo muy bien todo el sector de consumo discrecional”, apunta Félix González, de Capitalia Familiar.

MORGAN STANLEY, cómo empezar de cero:

Tras sanear el negocio, sobre todo el hipotecario, la banca americana empieza de cero. Pese a ser una de las entidades financieras más castigadas durante la crisis, sus títulos empiezan a recoger el sentimiento de recuperación del sector financiero y a corto y medio plazo pueden llegar a alcanzar los 32 dólares desde los 21 actuales.

GOOGLE, la nueva 'niña bonita':

Ha tomado el relevo de Apple, hasta ahora la ‘niña bonita’ del índice tecnológico Nasdaq de Wall Street. Los analistas aconsejan un fondo de inversión para diversificar el riesgo, ya que son valores arriesgados a largo plazo. La acción de la firma llegó a tocar los 843 dólares gracias a los buenos resultados de 2012. Ahora ha bajado hasta los 800 dólares.

ARCELOR, apuesta interesante a largo plazo:

El gigante siderúrgico cotiza en el Ibex 35 en torno a la zona de soporte de los 10 euros por acción, cerca de mínimos. Pero, según los expertos, es una apuesta interesante de inversión a estos niveles pensando en el largo plazo. Si se confirma la recuperación económica en el segundo semestre, es uno de los valores con mayor capacidad de subidas.

INDITEX, escalada bursátil y geográfica:

La internacionalización del del grupo textil, presente en 87 países, ha elevado su beneficio un 22% en 2012, dejando a un lado la crisis. El analista de CMC Markets cree que los títulos no deberían caer por debajo de los 100 euros. Hace un año estaban a 65 euros. “Es un valor sostenido y con recorrido alcista, aunque puede mostrar síntomas de agotamiento”, dice.

GRIFOLS, no agota la subida libre:

Hace tiempo que sus títulos no paran de avanzar y sigue en subida libre. La multinacional catalana de hemoderivados se encuentra en niveles altos, alrededor de los 28 euros, y sin resistencias, gracias a un modelo de negocio diversificado. La compra de Talecris en Estados Unidos quintuplicó su beneficio en 2012, hasta 257 millones de euros.

AMADEUS, resistencia a prueba de crisis:

El proveedor tecnológico de servicios turísticos, que ganó un 18% más en 2012, está registrando una tendencia alcista impecable en la Bolsa española. Se sitúa en los 20 euros por acción desde los 14 euros del año pasado y sus títulos han mostrado en los peores momentos de la crisis de liquidez una envidiable capacidad de resistencia.

 

 

 

Coberturas especiales para evitar los riesgos del tipo de cambio

Cualquier inversión en una moneda extranjera conlleva un doble riesgo: el del activo y el de la variación en los tipos de cambio de las divisas. Los analistas siempre recomiendan protegerse con coberturas para eliminar o disminuir las incertidumbres por las fluctuaciones de unas divisas con otras.

Y es que lo que a priori puede parecer una buena inversión, se puede convertir en un negocio decepcionante.

Por ejemplo, un inversor compra acciones de un valor de la bolsa japonesa a 15 yenes y lo vende cuando ha subido a 17 con unas plusvalías del 13%. Pero al mirar sus apuntes de cuentas ve que realmente el beneficio es del 5%. ¿Por qué? Resulta que durante el periodo que tuvo las acciones en cartera, el yen se depreció respecto al euro un 8%, por lo que la caída de la divisa se ha 'comido' parte de la subida del precio del valor.

Normas