Cree que los objetivos de déficit para 2013 y 2014 son “inalcanzables”

El 'lobby bancario' cree que el PIB español se contraerá un 2% en 2013

“El descenso del PIB parece probable que se acelere al 2% en 2013 tras el 1,4% de 2012, ya que el elevado desempleo, las estrictas condiciones monetarias actuales y unos salarios más bajos reducirán aún más el gasto doméstico y la débil demanda interna contendrá las exportaciones”, explica en un informe sobre la eurozona.

En este contexto, cree que un mayor ajuste fiscal podría ser “contraproducente” para la economía española, ya que para cumplir con el objetivo de déficit marcado para 2013 el Gobierno debería “doblar su esfuerzo fiscal”. “Esto tendría un impacto devastador en la demanda doméstica, profundizaría la recesión e impulsaría el desempleo”, advierte.

El organismo cree que estas perspectivas de crecimiento “mucho más débiles” han hecho de que los objetivos de déficit acordados para 2013 y 2014 sean “inalcanzables”, y considera que cerrará este año por encima del 6%.

El IIF recuerda que los Presupuestos de 2013 preveían que el déficit descendiera al 4,5% del PIB este año con una caída del PIB de cinco décimas para este año, y al 3% en 2014. “Sin embargo, estas previsiones de crecimiento, especialmente para este año, parecen inverosímiles”, afirma.

En el actual contexto, cree que los ingresos fiscales serán inferiores a los previstos y que el gasto social aumentará como consecuencia del elevado desempleo. Esto situará el déficit de nuevo por encima del 6% del PIB, incluso si el Gobierno implementa todas las medidas que ha prometido.

Asimismo, advierte de que el fin el próximo año de las subidas temporales de impuestos, como el del IRPF, aprobadas por el Gobierno en 2012 harán que el déficit vuelva a subir en 2014 hasta el 6,7% en el supuesto de que no se modifiquen las políticas aplicadas.

En su opinión, para garantizar una mayor reducción del déficit en 2014, el Gobierno necesita ampliar estas subidas de impuestos temporales más de lo previsto o identificar otras medidas que compensen su retirada.

Ante esta situación, cree que, conscientes de los “fuertes vientos en contra” a los que se enfrenta la economía española, la UE y el Gobierno revisarán en breve los objetivos de déficit, hasta el 6% este año. “Sin embargo, la UE podría aceptar un mayor déficit si la economía se contrae más de lo previsto”, agrega.

Normas