Los inversores vuelven a desconfiar de la banca

Los inversores vuelven a desconfiar de la banca

¿Pagarán los inversores los platos rotos de la banca? Puede ser. Desde que empezó el culebrón chipriota, los seguros de impago de la banca española se han disparado alrededor del 30%, según cifras de la agencia Bloomberg. El CDS del Banco Santander ha pasado de los 255 puntos a los 334 (evolución similar ha registrado BBVA) y el del Popular, de 370 a más de 500 puntos. En ambos casos, alzas del 30% en lo que el mercado exige por proteger estas entidades de un impago.

Un impago que podría ser más verosímil después del rescate de Chipre y de los comentarios de los funcionarios europeos, que aluden, directamente, a que los acreedores de la banca (tenedores de bonos y depositantes no asegurados) paguen parte de los rescates. Hasta ahora, el contribuyente pagaba hasta el último euro de la deuda bancaria. Ahora, ya no.

Con todo lo imperfecto que es el mercado de CDS (especialmente en términos de liquidez), sí envía una señal clara, y es que el dinero más especulativo se ha vuelto a poner en contra de las entidades financieras españolas, que habían logrado acceder al mercado durante este arranque de año. En todo caso, en el mercado de deuda al contado también se han registrado caídas en los precios de las emisiones.

De todos modos, el cambio conceptual es más radical de lo que el mercado cotiza hasta ahora mismo. Se ha pasado de que el contribuyente paga todo a que no pague nada. La relativa calma del mercado, probablemente, significa que los inversores se creen a Bruselas lo justo, conscientes de que la chapuza y la componenda política son la norma. No hay motivo para no pensar que, cuando llegue el próximo rescate o el próximo banco quebrado, a Berlín le convenga otra cosa y, por ende, Europa vuelva a cambiar de criterio. 

Sígueme en Twitter @Nuno_Rodrigo5 o pinchando aquí

Comentarios

¿El contribuyente pagaba todo y ahora no paga nada?, eso es una forma de verlo. Pero la práctica dice que la economía de Chipre se ha derrumbado al estilo de Argentina. ¿Esto no es mucho peor para el contribuyente, es decir, para el ciudadano?.
Los inversores nunca se fiaron de Bruselas, por eso los tipos de interes (el riesgo percibido) por los bonos de cada pais son diferentes.A partir de ahi lo que se deriva es que los inversores confian mas en que Alemania pague sus deudas y no confian demasiado en que Italia, Espana, Grecia, etc. paguen las suyas.Como dije hace bastantes posts, el problema no es rescatar a Chipre, el problema es como asegurarse de que en un futuro no sean necesarios mas rescates.
En mi opinión, este post es de lo más oportuno. El mercado de CDS es un termómetro bastante fiable del estado de salud del paciente. Es bastante improbable que alguien crea que el disparatado rescate de Chipre no alterará la confianza en las entidades financieras españolas, italianas (un país aún ingobernable), portuguesas, irlandesas... Les invito a visitar un blog que pretendía analizar la economía desde un punto de vista humorístico hasta que este experimento le cambió el humor. http://lluviaderatones.blogspot.com.es/2013/03/en-la-probeta.html
Normas
Entra en El País para participar