Reunión bilateral en París

Hollande y Rajoy afirman que la fórmula del rescate de Chipre es única y excepcional

Ratifican que los depósitos inferiores a 100.000 euros están garantizados

El jefe del ejecutivo español asegura en alusión a Dijsselbloem que hay que ser "prudente con las declaraciones"

El presidente francés François Hollande (izda) recibe al presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy.
El presidente francés François Hollande (izda) recibe al presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy. EFE

La fórmula del rescate a Chipre “es única y excepcional”. Con estas palabras, el presidente francés, François Hollande, quiso poner fin a las dudas levantadas el lunes por el jefe del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, quien horas antes del cierre de los mercados había especulado con la posibilidad de que la estrategia empleada para evitar la quiebra de Chipre fuese extrapolable a otros países.

En la tercera cumbre bilateral celebrada entre España y_Francia, ambos dirigentes apremiaron a la necesidad de acelerar la unión bancaria. Si la reforma fuera ya un hecho, la UE no habría tenido que pasar por el problema derivado de la situación de Chipre. El fondo de rescate hubiera entrado a recapitalizar las entidades con problemas, de manera que ni los bonistas, ni los accionistas ni los depositantes tendrían que pagar las consecuencias, tal y como ha terminado sucediendo en el caso de la isla mediterránea.

El jefe del Ejecutivo español aseguró que el acuerdo al que se ha llegado “a España le parece muy bien”, al tiempo que destacó la importancia de que se haya respetado a las personas con depósitos inferiores a 100.000 euros. Es precisamente este uno de los puntos conflictivos de la primera propuesta presentada por la troika para evitar la caída de la banca chipriota. Finalmente, y después de que el parlamento de Nicosia votara en contra de la quita a depósitos inferiores a 100.000, el acuerdo final alcanzado por el ejecutivo, el FMI, el BCE y la CE, exime a estos depositantes de cualquier pago. No obstante, y por si quedaba alguna duda, tanto Hollande como Rajoy afirmaron en la rueda de prensa conjunta que los depósitos de menos de 100.000 euros están garantizados.

El hecho de que se haya respetado a este tipo de inversores “es un mensaje de confianza, pero el problema del sector bancario chipriota es distinto al de que cualquier otro país de la Unión Europea”, destacó Rajoy.

En este sentido, en una velada alusión a las manifestaciones de Dijsselbloem, el presidente español aseguró que “es importante no solo tomar decisiones, sino, a la hora de hacer declaraciones, ser prudente, actuar con precisión y con mucha mesura y ajustarse a los acuerdos de las distintas instituciones europeas”.

Por otro lado, Rajoy manifestó que si la unión bancaria fuera ya un hecho, la UE no habría tenido que pasar por el problema derivado de la situación de Chipre. En este sentido anunció que España defenderá que en junio se apruebe el sistema para la recapitalización europea de entidades financieras, y en diciembre el sistema de garantía de depósitos y el mecanismo de resolución única.

“Debe hacerse con determinación, convicción y coraje, y sería un avance sustancial”, enfatizó Rajoy, quien recordó que el Consejo Europeo de junio de 2012 fue muy importante porque ya se fijó un objetivo y un camino de unión bancaria, unión fiscal, unión económica y unión política.

El presidente francés, en una especie de autocrítica, reconoció la tardanza con que se abordó el recate a Chipre, pues han sido necesarios 15 meses de negociaciones, una semana en vilo y el ultimátum del BCE para dar con la receta que impida la salida de Chipre del euro. La razón que justifica esta dilación es la dificultad derivada de la especificidad de un sistema bancario “hipertrofiado”.

“Era un tratamiento que no podía ser más que excepcional, único, pero que debía hacerse” para defender los derechos de los pequeños ahorradores, reiteró.

Hollande no quiso dejar pasar la ocasión para mencionar la importancia del Consejo Europeo celebrado el pasado mes junio._El presidente francés ha resaltado el compromiso de Francia y España de trabajar codo con codo para trasladar las decisiones que allí se debatieron.

Normas