Barnier dice que los controles de capital en Chipre durarán "unos días"

Nicosia decidirá la duración de la medida

Barnier asegura que la situación de Chipre es excepcional

“La medida que las autoridades chipriotas adoptan, porque es su voluntad, de bloquear la libre circulación de capitales, es temporal, necesaria durante varios días”, indicó Barnier durante una rueda de prensa en Bruselas.

Precisó que no puede determinar “cuántos días” durará el bloqueo y que son las autoridades chipriotas quienes deben informar de la duración, que “tampoco tiene por qué ser muy corta”.

El responsable europeo destacó que “podemos comprender que la situación de Chipre es excepcional” y la opción de bloquear los capitales responde a “la gravedad de la crisis” chipriota.

“Como comisario de Mercado Interior soy responsable del buen funcionamiento de las libertades que caracterizan al buen funcionamiento del mercado interior”, como la libre circulación de servicios, capitales y personas, indicó.

Por ello, señaló que le corresponderá “verificar” que el control de capitales en Chipre es una medida “proporcionada, temporal, justificada y no discriminatoria”.

La eurozona decidió la pasada madrugada proteger a los ahorradores chipriotas de menos de 100.000 euros en la liquidación del banco Laiki y la reestructuración del Banco de Chipre, pero impondrá pérdidas aún por definir a los grandes depositantes y otros inversores e impone restricciones a los movimientos de capital.

Barnier recalcó que el caso de Chipre es “excepcional”, ya que se trata de bancos “en quiebra” que representan “siete u ocho veces el PIB del país”.

“El modelo chipriota basado en las finanzas está acabado”, apuntó.

Barnier también defendió la actuación de los ministros de Finanzas de la zona del euro, el Banco Central Europeo (BCE) y la dirección del Fondo Monetario Internacional (FMI), que han trabajado para lograr una solución para la crisis de Chipre, donde “un modelo financiero artificial había tomado el control de la economía real”.

“Mejor que criticarlos, hay que animarlos”, opinó, porque han intentado mantener las garantías de los ahorros de menos de 100.000 euros con vistas a “cambiar el modelo financiero de la isla”.

“Es mejor que la quiebra, en la que todo el mundo pierde todo”, comentó.

Para Barnier, la protección de los pequeños ahorradores es fundamental para “que tengan confianza e inviertan en la economía europea”.

“Nunca, en ningún sitio en Europa esa protección de los ahorradores de menos de 100.000 euros debe ser puesta en tela de juicio”, concluyó.

 

Normas
Entra en El País para participar