El selectivo cierra con una caída del 2,27%

Las dudas sembradas por el Eurogrupo castigan al Ibex y disparan la prima

La Bolsa sucumbe a las declaraciones de Disselbloem

La banca lidera las caídas del Mib y del Ibex

El riesgo país sube a los 360 puntos

Rumores que apuntan a una rebaja del rating de Italia

El euro baja cae a los 1,287 dólares

Un viandante, junto a una pantalla de cotizaciones en Tokio.
Un viandante, junto a una pantalla de cotizaciones en Tokio. REUTERS

Poco duró la alegría en los mercados. El optimismo despertado por un acuerdo in extremis para evitar la quiebra desordenada de Chipre no fue suficiente. La condiciones derivadas de la ayuda al sistema financiero y sobre todo la posibilidad de que lo acordado por la troika acabe por imponerse a otros países ha hecho temblar a los inversores. Según lo señalado por Jeroen Dijsselbloem, el rescate chipriota puede llegar a convertirse en un modelo a seguir para el resto de Estados que precisen de ayuda por problemas derivados de un sector financiero débil o sobredimensionado. Instantes después de esta intervención, las ventas se apoderaron del Ibex. El selectivo, arrastrado por los bancos y el sector eléctrico, concluyó con una caída del 2,27%, hasta los 8.140 puntos, lejos de los 8.460 que llegó a marcar a lo largo del día.

Italia, el otro país que junto a España se convierte en el centro de todas las dianas, también sucumbió a la advertencia. El Mib milanés cerró con un descenso del 2,5%, convirtiéndose una vez más en el farolillo del Viejo Continente. El resto de plazas europeas tampoco consiguieron librarse del rojo. El Cac se dejó un 1,12%, seguido a cierta distancia por el Dax (-0,5%) y el Footsie (-0,22%).

Pero el problema de Italia no queda ahí. La incapacidad de sus dirigentes para dar salida a un gobierno estable continúa pasando factura al país, que se ha visto obligado a elevar la rentabilidad para salvar la subasta a dos años de la pasada jornada. El Tesoro transalpino pagó un 1,746%, su nivel más alto desde diciembre. En medio de todo esto circulan los rumores que apuntan a una posible rebaja del rating del país. De confirmarse esta sería la segunda después de que Fitch situase su nota en BBB+.

Pese al pesimismo que acompañó al mercado en la recta final, los analistas hacen una lectura positiva del acuerdo alcanzado por el gobierno chipriota y la troika: el país continúa en el euro y el rescate ha puesto fin a la inviabilidad que caracterizaba a la economía del país mediterráneo, economía por cierto que algunos como el ministro de Asuntos Exteriores francés, Laurent Fabius, llegó a calificar de “economía de casino”.

La renta fija, que la semana pasada consiguió librarse del temporal desatado por Chipre, tampoco se resistió. La prima de riesgo española subió a los 363 puntos, en un día en que llegó a situarse por debajo de los 340. Pese a estos repuntes de última hora, el bono español a diez años permanece por debajo del 5%. Por su parte, el diferencial entre bund y la deuda a diez años italiana también aumentó y subió a los 325 puntos.

Entre los valores que peor comportamiento registraron en la pasada sesión se encuentra el sector eléctrico y la banca. Respeto a los primeros, Endesa fue la chispa que emprendió la llama.La compañía comunicó que devolverá 1.500 millones de euros en efectivo por su preferentes.Acto seguido las pérdidas se apoderaron de ella y sus competidores hasta cerrar la sesión con una caída del 3,66%, por detrás de Gas Natural (-4,49%) e Iberdrola (-4,65%).

El otro sector protagonista, la banca, debe su mal comportamiento a las dudas sembradas por el Eurogrupo.En el hipotético caso de que alguna entidad necesitara ayuda y por su propios medios no pudiera recapitalizarse, el dinero se obtendría de accionistas y bonistas. Si aun así resulta insuficiente se procederá a la quita de los depósitos superiores a 100.000 euros.

Con este nuevo escenario abierto por el rescate chipriota, BBVA y Santander se dejaron un 3,6% y un 3,24%, lejos de las caídas de sus rivales europeos.

El miedo vivido en los mercados también se dejó sentir en la cotización del euro. La moneda única, que tras el acuerdo volvía a la cota de los 1,30 dólares, se depreció un 1% y cotiza ya a 1,287 dólares por euro.

Las ventas se apoderan de la banca europea

G. E.

Como era de esperar la sangre no ha llegado al río.A pesar de que las cosas se empezaban a complicar, el gobierno chipriota y los representantes de la troika alcanzaron un acuerdo antes de que se pusiera en marcha la advertencia del BCE. Si no se hallaba una solución, el regulador cortaría el grifo de la financiación, algo que provocaría la quiebra de un país que con tan solo un millón de habitantes ha centrado estos días la atención de Europa.
Después de varias jornadas especulando con la posibilidad de que los depósitos inferiores a 100.000 pagarán parte del rescate, tal y como se proponía en la primera propuesta presentada por el BCE, la CE y el FMI, al final la carga caerá sobre los accionistas y los bonistas. En caso de que esto no cubriera todo, se recurriría a los depositantes de más de 100.000 euros.
A primera hora de la mañana y con el acuerdo sobre el mercado decidía apuntarse a un día de fiesta. Pero la posibilidad de que el rescate a Chipre sea un modelo a seguir hizo temblar a la banca. Dejando a un lado el caso particular de Bankia, que el lunes cayó un 41,43% tras descontar la entrada de capital del FROB, los números rojos se apoderaron del sector financiero. Intensa San Paolo, Société Générale y Banco Popolare encabezaron las caídas con descensos del 6,21%, el 6,02% y el 5,86%, respectivamente. Le siguieron de cerca Crédit Agricole (-5,84%), Unicredit (-5,81%), Medio Banca (-5,3%), Ubi Banca (-4,76%),Banco Espírito Santo (-4,43%), BCP (-3,77%) y BBVA (-3,6%). La excepción la marcaron Banco de Irlanda y Banco Nacional de Grecia, que cerraron en tablas.

Normas