El banco central prepara varios proyectos para evitar fugas de depósitos

Los bancos de Chipre seguirán cerrados hasta el martes

Los partidos griegos crean una comisión para buscar un plan alternativo

Los fondos de la Iglesia o de la Seguridad Social podrían aliviar la tasa sobre los depósitos

El BCE sugiere que no dejará caer de inmediato a la banca del país

Nicosia y Moscú siguen negociando la ayuda rusa

Los líderes de los partidos chipriotas se reúnen en Nicosia.
Los líderes de los partidos chipriotas se reúnen en Nicosia. REUTERS

Las entidades financieras chipriotas permanecerán cerradas al final hasta el próximo martes ante la falta de acuerdo para financiar el rescate europeo. Los bancos no han abierto en toda la semana y continuarán cerrados el jueves y el viernes, y el lunes próximo es festivo.

La decisión fue tomada por orden del Ministerio chipriota de Finanzas, que decretó como festivo los restantes días laborables de esta semana.

Los cajeros automáticos funcionaban hoy con normalidad, con pocas colas, pero con una afluencia continuada.

Los únicos bancos que abren en sábado, los cooperativos, tuvieron que cerrar tras recibir la prohibición de hacer transferencias bancarias, y mucha gente se apresuró a sacar de los cajeros los 1.000 euros como máximo permitidos por día.

Fuga de capitales

Entre tanto, el banco central de Chipre está preparando dos proyectos de ley para frenar las salidas de depósitos cuando los bancos vuelvan a abrir, según ha señalado la televisión chipriota CYBC, que no ha especificado cómo ha conseguido la información.

Y es que pese al abrumador rechazo del Parlamento de Chipre a los términos del rescate europeo, la pelota sigue en el tejado de Nicosia. Tras una reunión esta mañana, el Gobierno y los partidos parlamentarios han acordado crear una comisión para elaborar un plan “B” y buscar vías alternativas para cubrir la aportación de 5.800 millones de euros exigida por el Eurogrupo a cambio del rescate.

El portavoz del Gobierno chipriota, Jrístos Stilianidis, anunció al término de la reunión que se ha formado una comisión técnica encargada de elaborar los detalles y que de momento todos se han marchado ahora al Banco Central chipriota a recabar la información necesaria.

Según informaciones de la cadena de televisión pública RIK, la idea es que se reduzca o incluso elimine la tasa a los depósitos y, a cambio, se reúnan los 5.800 millones a través de fuentes alternativas, como los fondos de la Iglesia o de la Seguridad Social. El reto, de todos modos, es mayúsculo, toda vez que esa cantidad equivale a toda la recaudación de impuestos en un año.

En esta reunión participaron los dirigentes de todos los partidos representados en el Parlamento: el conservador DISY, el comunista AKEL, el centrista DIKO, el socialdemócrata EDEK, el centroderechista EVROKO y el partido ecologista. En el Banco Central, los líderes de las formaciones políticas se reunirán con representantes de la troika, informó la televisión pública.

El primer ministro Nikos Anastasiadis se había reunido a primeras horas de la mañana con el arzobispo de Chipre, Chrisóstomos II, quien, al término de la reunión, señaló a RIK que la propiedad de la iglesia de Chipre está a disposición del Estado. “Podemos hipotecar toda esta propiedad y del dinero que saquemos comprar bonos del Estado para salvar el sistema bancario del país”, afirmó Chrisóstomos. A la pregunta de si la Iglesia tiene un techo de contribución el arzobispo contestó: “Como todos saben la propiedad de la Iglesia es inmensa”.

La decisión de los partidos chipriotas se produce después del abrumador rechazo parlamentario a la tasa a los depósitos.  Ningún diputado, ni siquiera del partido del Gobierno que llegó al acuerdo con Bruselas, votó a favor, en un clima de fuertes protestas en la calle. Sin el visto bueno chipriota, el rescate no tiene validez y el país se asomaría a la quiebra de la banca y la salida del euro.

Aunque la amenaza de la quiebra de la banca sin el respaldo del BCE sigue latente, ayer la autoridad monetaria sugirió en un ambiguo comunicado que financiará a las entidades “según las normas actuales”. De este modo, habría tiempo para poder modificar los términos del rescate. .

Asimismo, y según fuentes europeas citadas por Bloomberg, funcionarios de la troika (la Comisión Europea, el BCE y el FMI) están en el país discutiendo si se aplican nuevos controles de capitales y si se extiende el cierre de la banca hasta la próxima semana. El gran riesgo, si se abren las sucursales sin que haya un acuerdo claro, es una salida masiva de capitales.

En el plano político, a pesar de que el Eurogrupo ha pedido a Chipre que libere del impuesto sobre los depósitos a los pequeños ahorradores, de momento no ha movido una coma del objetivo recaudatorio de 5.800 millones de euros al rescate del país.

Esta mañana, el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, se mantuvo en sus posiciones y “lamentó” el rechazo por parte del Parlamento de Chipre del paquete de rescate pactado para ese país, aunque afirmó que tal decisión no tendrá consecuencias para el resto de la zona euro.“Hemos tomado medidas suficientes para que la decisión de Chipre no repercuta negativamente en el resto de la zona euro”, indicó el ministro anoche, en unas declaraciones al informativo de la televisión pública ZDF.

Más conciliador se mostró el ministro de Finanzas de Luxemburgo, quien urgió a la zona euro a negociar otro paquete de rescate. El holandés Djisselbloem, presidente del Eurogrupo, se limitó a asegurar que ha tomado nota de la votación: “Confirmo que el Eurogrupo está preparado para asistir a Chipre en sus esfuerzos por las reformas y reitero la posición que dimos a conocer el lunes”, dijo en un escueto comunicado.

Mientras, se ha desplazado a Moscú. Chipre quiere la ampliación de plazos de un crédito concedido por Rusia por 2.500 millones de euros, pero Putin ya ha expresado su preocupación por una posible aprobación de “medidas que afecten los intereses” de Moscú, y ha calificado la tasa a los depósitos de “injusta, poco profesional y peligrosa”.

Se calcula que más de una quinta parte de todos los depósitos en los bancos de Chipre, que suman unos 70.544 millones de euros, están en manos de ciudadanos rusos. Algunos medios informan, de hecho, de que Moscú podría pedir, a cambio de más ayuda, una mayor participación en los proyectos energéticos de Chipre, que acaba de descubrir grandes reservas de gas natural.

De momento, las delegaciones no han logrado cerrar un acuerdo, aunque continuarán negociando. “Las conversaciones fueron bastante constructivas. Continuaremos negociando en otra parte”, declaró el ministro chipriota de Finanzas, Michalis Sarris, al término de la reunión mantenida en la sede del Ministerio de Finanzas de Rusia.

Merkel: los bancos tienen que contribuir con el rescate

La canciller alemana, Angela Merkel, ha señalado que los bancos de Chipre deben contribuir al rescate financiero de la nación. 

Merkel, en declaraciones a los periodistas en Berlín, ha señalado que "lamenta" el voto de los legisladores chipriotas y "respeta" su decisión.

 

Normas
Entra en El País para participar