El Gobierno defiende que la firma es privada

Eurostat decide este mes si Sareb eleva en 50.000 millones la deuda pública

El Gobierno negocia con Bruselas para que Sareb sea considerado privado.

Las emisiones del 'banco malo' elevarían la deuda española en 51.700 millones.

Está previsto que Eurostat tome una decisión antes de abril.

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos. EFEArnau Cuesta
El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos. EFE/Arnau Cuesta EFE

La creación del banco malo, una de las condiciones que la troika impuso a cambio del rescate al sector financiero español, arrojaba el riesgo de que en la carrera por descargar a de ladrillo a las entidades más problemáticas, el Estado acabara elevando su deuda en un momento en que lucha por reducirla. Para evitarlo, el Gobierno diseñó una sociedad en la que al menos el 50,01% del capital fuera privado. Eurostat tiene ahora la última palabra para decidir si eso basta para descartar como entidad pública una sociedad en la que el FROB es el mayor accionista. Un veredicto en el que España se juega apuntarse 50.000 millones de euros más como deuda pública.

Concretamente, la sociedad de gestión de activos procedentes de la reestructuración bancaria (Sareb) cuenta con un capital puro de 1.200 millones de euros de los que 540 han sido aportados por un único socio, el FROB, y 660 más por un conjunto de 20 empresas, principalmente la gran banca sana española –a excepción de BBVA– y el sector asegurador.

Bajo esta estructura formal, la entidad ha emitido un total de 51.700 millones de euros en deuda senior avalada por el Estado con la que pagar a las entidades nacionalizadas, el grupo 1 (Bankia, Novagalicia, Catalunya Banc y Banco de Valencia), y las que han recibido ayudas, el grupo 2 (BMN, Ceiss, Liberbank y Caja 3), por el mismo volumen en activos tóxicos inmobiliarios. Un montante que las entidades pueden utilizar como contrapartida para obtener liquidez ante el Banco Central Europeo.

Romana ficha al tesorero de ING Real Estate

La presidenta del ‘banco malo’, Belén Romana, sigue cerrando estos días los fichajes necesarios para completar el equipo gestor de la sociedad. El último contratado ha sido Francisco Cordero, que ejercerá el cargo de director de Tesorería, un puesto que anteriormente ocupaba en ING Real Estate, según informa Europa Press. Una entidad en la que Cordero coincidiría con Walter de Luna, ahora director general y número dos de Sareb. Los principales cargos del equipo los ocupan Óscar García (secretario general y del Consejo), Alfredo Guitart (director de medios), Orlando García (director de auditoría interna), Juan Barba (director de activos inmobiliarios), Luis Moreno (director de activos financieros) y Miguel Garicano (director de procesos y reporting). La firma prevé alcanzar unos 100 empleados.

Tanto en el Ministerio de Economía como en el Banco de España transmiten la convicción de que con un capital mayoritariamente privado, esas emisiones (equivalentes a cinco puntos del PIB) no pueden computar como deuda pública. Lo cierto es, sin embargo, que la decisión depende de lo que determine Eurostat con quien, según fuentes conocedoras del proceso, tanto Economía como Banco de España vienen negociando. La propuesta oficial española, defendiendo que Sareb es privada, debe enviarse este mismo mes y se espera que el organismo europeo responda antes de abril.

Déficit si hay pérdidas

Lo que está claro, no obstante, es que el dinero público invertido en la firma, 540 millones en capital público y 1.652,3 millones en deuda subordinada, será considerado déficit si la sociedad arroja pérdidas de la misma forma que ayudará a reducirlo si genera beneficios.

Normas