El selectivo ha subido un 0,36% y el riesgo país se ha desplomado a niveles de marzo de 2010

El bono español cae por debajo del 5% por primera vez desde noviembre de 2010

La prima de riesgo se ha desinflado hasta los 340 puntos básicos desde los 354.

El no española se sitúa por debajo del 5%.

El Ibex ha cerrado en los 8.389,10 puntos, tras sumar un 0,36%.

En la imagen, la bolsa española.
En la imagen, la bolsa española. EFE

Nueva subasta, nuevo éxito. El Tesoro español volvió a deslumbrar ayer al mercado y afronta el futuro inmediato con la solidez que le da el hecho de haber captado en lo que va de año 35.000 millones en deuda a medio y largo plazo, el 29% del total previsto. A cierre de enero, contaba además con un colchón de 28.566 millones de euros.

 Ayer, el organismo de financiación del Estado superó con éxito la primera subasta de deuda tras el rebrote de las tensiones por las elecciones italianas. Colocó 5.030 millones de euros en bonos y obligaciones, por encima del máximo de 5.000 millones que estaba previsto. Lo mejor fue la demanda, por más de 13.000 millones.

“Es más, el grueso del importe colocado se vendió en plazos a largo plazo, con 4.461 millones: 2.026 a cinco años y 2.435 a 10”, señalan desde la mesa de operaciones de una entidad extranjera. Este dato es muy importante, porque esos plazos donde se ha concentrado la demanda no estarían cubiertos por el paraguas de un eventual rescate del Banco Central Europeo.

Más barato

El Tesoro pagó menos en todos los plazos. En los bonos con vencimiento el 31 de octubre de 2015, el tipo de interés medio fue del 2,632%, inferior al 2,713% que pagó en la anterior colocación celebrada el pasado 17 de enero. En los que expiran en enero de 2018, ofreció el 3,572%, por debajo del 4,275% anterior; y en los del 31 de enero de 2023, el 4,917%, también inferior al 5,202% previo.

Tras la subasta de deuda, la prima de riesgo comenzó a caer en picado, al tiempo que la rentabilidad del bono a 10 años se colocaba claramente por debajo del 5%. Cerró en el 4,89%, mínimos desde finales de noviembre de 2010. El riesgo-país concluyó en los 340 puntos básicos, después de enfriarse 15. Igualmente, el bono italiano a una década terminó en el 4,60% y su prima de riesgo, en los 311, tras dejarse 10 puntos básicos.

“También las palabras de Mario Draghi tuvieron su efecto benéfico en el mercado de deuda. El presidente del BCE ha reiterado que los mercados no funcionan con normalidad, dejando entrever que actuará si lo considera necesario”, explican desde un bróker español.

El martes de la semana pasada, el riesgo-país se disparó hasta los 415 puntos básicos, con una rentabilidad del 5,614%, tras los resultados electorales en Italia, que abocan al país a la ingobernabilidad al no haberse logrado mayoría absoluta. Ahora, la situación se ha calmado y la inclemencia política ya no dirige el destino de los mercados de renta fija.

El Gobierno español reconoció el recrudecimiento de las tensiones por el resultado electoral, aunque se mostró confiado en la posibilidad de que Italia cuente finalmente con un gobierno estable que relaje a los inversores. Estos datos reflejan que el Ejecutivo ha reducido el déficit al 6,7%, gracias al cumplimiento del Estado y las entidades locales, ya que las comunidades autónomas y la Seguridad Social no han cumplido los objetivos fijados.

Marzo de 2012

Así, la prima está en niveles próximos a los de marzo de 2012, si bien aun se sitúa por encima de los 330 puntos básicos a los que concluyó la sesión del pasado 11 de enero. Fue entonces cuando una potente corriente de optimismo permitió que empresas y entidades financieras españolas lanzaran una auténtica avalancha de emisiones de deuda en el mercado mayorista. La mejora actual se ha debido sobre todo a la caída de las rentabilidades de los bonos de los países del arco mediterráneo y en menor medida, a la subida del hasta el momento venerado bund alemán a 10 años, que concluyó ayer en el 1,49%.

La semana que viene, el Tesoro volverá a someterse al escrutinio de los mercados, con una emisión de letras a 6 y 12 meses el martes. Además, celebrará dos subastas más a lo largo del mes de marzo: una el 19 de letras a 3 y 9 meses y otra de bonos y obligaciones el jueves 21.

Los expertos son optimistas de cara al futuro inmediato, y consideran que España no requerirá de la ayuda reiteradamente ofertada por el BCE, y reiteradamente rechazada por el Gobierno español.

Uno de los aspectos fundamentales que permitirá ajustar las emisiones del Tesoro será la reducción del déficit pública y en la balanza por cuenta corriente. Esta concluirá con superávit en 2013 y aunque sea simbólico contrastará con los déficit registrados en años anteriores. “La tendencia cambiaría, abriéndose la puerta a un endeudamiento sostenible”, explican desde una entidad.

El Ibex cierra al alza pero choca contra los 8.400

El Ibex concluyó ayer sin pena ni gloria. Llegó a subir un 1,15% y a superar con toda suficiencia el umbral de los 8.400 puntos pero la escalada se esfumó en los últimos compases de la negociación.

El índice de referencia de la Bolsa de Madrid sumó un 0,36%, hasta los 3.389,10 puntos. El volumen negociado fue especialmente pírrico, con 1.663 millones de euros diarios, por debajo de los ya disminuidos 2.119 millones de media diaria correspondientes a febrero.

En el resto de Europa, también se impusieron avances suaves. El Footsie británico sumó un 0,3%; el Dax alemán, un 0,26%; el Cac francés, un 0,53%; y el Mib italiano, un 0,30%.

Por valores, Pescanova se disparó un 21,18%, hasta los 9,60 euros por acción, después de haberse desplomado el lunes un 60%. En todo caso, se sitúa muy por debajo de los 17,40 euros por título a los que cerró el viernes de la semana pasada. Mientras, Banco de Valencia siguió colapsado; ayer, se casaron 25,6 millones de acciones pero quedaron a la venta 558 millones. Está por ver cómo reacciona hoy el valor después de que CaixaBank haya anunciado que estudia su fusión por absorción.

Al otro lado del Atlántico, se comprobó un deterioro de la productividad en el último trimestre del año pasado, pues se redujo un 1,9% intertrimestral, Mientras, los costes laborales aumentaron un 4,6%. Las peticiones semanales de desempleo descendieron hasta las 340.000. Hoy, el dato clave en EE UU será el de creación de empleo en febrero. Los economistas consideran que la mayor economía del mundo creó 160.000 puestos de trabajo el mes pasado.

Normas