Montoro pide disculpas por subir los impuestos y sugiere que pronto podría bajarlos

Rajoy insistirá en las reformas y prevé que el crecimiento volverá en un año

En uno de los momentos de mayor impopularidad que atraviesa, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no cambió ni una coma su agenda reformista y se reafirmó ayer en su convicción de que los ajustes, las reformas estructurales y la apertura al exterior son la única vía para recuperar el crecimiento, algo que sucederá "a finales de este año o principios de 2014".

Mariano Rajoy en su intervención en las jornadas organizadas por The Economist
Mariano Rajoy en su intervención en las jornadas organizadas por The Economist

"Zapatero no parece estar a la altura y Blanco solo dice sandeces". "España va a la deriva y Zapatero es incapaz de solucionar la crisis". Estos son solo dos de los titulares que la revista The Economist, una de las de más críticas con la política económica de España, dedicó al anterior presidente del Ejecutivo meses antes de que perdiera las elecciones en favor de Mariano Rajoy a finales de 2011. El líder del PP también ha recibido un severo castigo en el año que lleva en su cargo. Días antes de su nombramiento, el semanario británico le dedicó un llamativo titular "El misterioso Mariano", denunciando su ambigüedad para responder a las preguntas sobre el rescate o el nuevo modelo autonómico. Apenas hace una semana, la revista hizo otro artículo para explicarle a sus lectores lo que es el chorizo para contextualizar el caso "Bárcenas".

Todo apuntaba a que Rajoy tendría que jugar el partido fuera de casa en su intervención en una jornada organizada por ese semanario. Sin embargo pareció todo lo contrario. En un momento en el que la popularidad y el apoyo al PP está descendiendo en España, tal y como reflejan los últimos barómetros del CIS, por la subida de impuestos, el ajuste de gasto, el repunte del paro o el incremento del número de casos de corrupción, las críticas desde el exterior han remitido e incluso empiezan a llegar los primeros elogios.

Un cambio que fue aprovechado ayer por Rajoy para poner en valor los logros económicos obtenidos en los doce meses que lleva como presidente del Gobierno y para reafirmarse en su política de reformas. "El afán reformista de este Gobierno ni se distrae, ni flaquea, ni se agota"., apuntó. El líder del PP centró su intervención en sus tres prioridades. austeridad, reformas estructurales y apertura al exterior. Respecto a la primera resaltó que el pasado ejercicio se cerró con un recorte de 3,5 puntos del déficit estructural (descontados los efectos del ciclo económico) y que, a la espera de conocer el dato definitivo de déficit público, "las administraciones habrán hecho un esfuerzo de consolidación fiscal sin precedentes". Rajoy justificó este ajuste histórico por la buena evolución de los ingresos tributarios, que crecieron un 4,3% anual, y los recortes de gasto, que se han elevado al 26% en los Ministerios en los dos últimos años. Aunque no lo desveló en ningún momento de su intervención, las palabras del presidente del Gobierno sugerían que el déficit con el que cerraron las administraciones públicas en 2012 (los analistas apuntan al entorno del 7%) contará con el beneplácito de Bruselas. La Comisión Europea presentará el próximo día 22 sus previsiones de primavera y en ellas también anunciará si el calendario de consolidación fiscal se ajusta a la etapa de recesión (Alemania fue el único gran país de la zona euro que no se estancó o cayó en recesión en 2012), algo de lo que espera beneficiarse España.

Rajoy hizo mención a la reforma laboral y el anteproyecto de ley de unidad de mercado como dos ejemplos de legislación que va a impulsar la competitividad. Pese al alud de críticas que ha recibido la reforma laboral, en la medida en la que no ha impulsado la creación de empleo y ha elevado la tasa de paro a máximos históricos, Rajoy la defendió con vehemencia. "Quiero subrayar un dato que a veces se olvida. Más de una cuarta parte de esos empleos perdidos en 2012 corresponden al sector público", ha dicho. También destacó la flexibilidad interna que la norma ha establecido en salarios y jornadas como un elemento para atraer inversión extranjera. "Esta reforma está permitiendo que España se convierta en la referencia europea en la industria del automóvil, donde se están consiguiendo algunas nuevas inversiones por parte de empresas como Renault-Nissan, Iveco o Ford).

Hacienda descarta medidas adicionales

En la misma línea que Rajoy, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ensalzó la reducción del déficit estructural de España en 2012. "Lo hemos rebajado como ningún otro país del mundo (3,5 puntos en un año) y tenemos que seguir a ese ritmo este ejercicio, a menos que provoquemos más recesión", señaló. Montoró pidió perdón por subir los impuestos. "Cuando llegué al Ministerio había tuberías en la financiación del Estado por las que hacía tiempo que no pasaba el agua. Había telarañas. He tenido que hacer una política tributaria que no me gusta. Tengo que pedir perdón por subir impuestos", recalco Montoro, quién sugirió que está muy cerca de aplicar nuestro programa político (en alusión a las rebajas tributarias). Preguntado sobre la necesidad de medidas de ajuste adicionales, como el mantenimiento de la supresión de la extra a los funcionarios o recortes en las pensiones, Montoro las descartó y constató que en los Presupuestos de 2013 existen ajustes que permitirán esos ahorros.

"El sistema no peligra por la corrupción"

La irrupción del caso Bárcenas y su impacto en la reputación de los partidos políticos no supone una de las mayores preocupaciones del presidente del gobierno. Rajoy apuntó ayer que no ve peligar el sistema de partidos existente actualmente en España ante las consecuencias de los casos de corrupción y aseguró que hará todo lo que esté en su mano para evitar este tipo de comportamientos. Rajoy rechazó que exista rechazo a PP y_PSOE y para justificarlo echó mano de las últimas convocatorias electorales de 2012, en las que han salido como los más votados, excepto en Cataluña y País Vasco, y al apoyo masivo en los últimos sondeos de opinión.

"No reformaré la Constitución en solitario"

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, recalcó ayer que nunca se negará a reformar la Constitución, tal y como le han pedido numerosas organizaciones sociales en el caso de la Ley Electoral. "Ya he participado en otros dos cambios, aunque son decisiones que requieren de un consenso básico. No reformaré la Constitución en solitario", resaltó en su intervencion en el foro de The Economist.

En su opinión, el cambio de la ley electoral no se puede hacer en 24 horas. "Es necesario ver que se puede hacer y como se debe hacer porque es importante estudiar bien las cosas antes de hacerlas y ser consciente de lo que se habla".

"Cataluña seguirá formando parte de España"

¿Cataluña seguirá formando parte de España?_La respuesta fue inmediata. "Sí, no se preocupe usted, que sí", respondió Rajoy con vehemencia. El presidente del Gobierno se mostró convencido de que Cataluña va a seguir formando parte de España y de que así lo quiere la inmensa mayoría de catalanes. "Nos une absolutamente todo lo que hemos hecho juntos a lo largo de los últimos años, como el proceso de integración europea". Rajoy fue más allá al asegurar que tiene la absoluta convicción de lo que quiere la inmensa mayoría de catalanes. "Que sigamos como estamos actualmente", aseguró.