Lamenta, no obstante, la lentitud para resolver la crisis

Botín: "El euro no se va a romper. No tiene vuelta atrás. No hay plan B"

El presidente de Banco Santander, Emilio Botín, asegura que "el euro y la integración europea no tienen vuelta atrás; son absolutamente imprescindibles (en Europa); el euro no se va a romper, porque es el mejor plan [para Europa]: no hay plan B".

Emilio Botin, presidente de Banco Santander
Emilio Botin, presidente de Banco Santander

El mensaje central de Emilio Botín, presidente de Banco Santander, para afrontar la crisis ha sido claro: el euro no tiene vuelta atrás. Así lo ha señalado en la Quinta Conferencia Internacional de Banco Santander, que se celebra en la Ciudad Financiera de Boadilla del Monte, en Madrid. A la conferencia asistieron, además de técnicos financieros de primer nivel mundial, el ministro de Economía de España, Luis de Guindos, y el gobernador del Banco de España, Luis María Linde.

Botín ha centrado su discurso en el protagonismo del euro, del que "en Santander estamos convencidos de que no se va a romper, entre otras razones, porque las instituciones de la Unión Europea están firmemente comprometidas en su consolidación y en un euro fuerte". A su juicio las ventajes que ha proporcionado hasta ahora el euro son muy altas, y se ha convertido [la divisa] en la única capaz de competir con el dólar en la captación de recursos como moneda de reserva.

Lamenta, no obstante, la lentitud para resolver la crisis, cuando otros países están ya saliendo de ella. A su juicio, Europa no tenía los instrumentos para capear el conflicto económico, y ahora se están poniendo las bases de la solución. Destaca sobretodo las iniciativas del actual presidente del BCE, Mario Draghi, con las líneas de liquidez a tres años puestas en marcha, y el anunciado programa de compra de bonos soberanos acordado en septiembre.

En materia bancaria Botín destaca la necesidad de culminar la unión bancaria europea, que "es el camino adecuado para romper el círculo vicioso de la deuda soberana-deuda bancaria en la que estamos inmersos". Es clave, asegura, "para pasar de hablar de crisis y hacerlo de crecimiento y estabilidad". A criterio de Botín, la unión bancario posibilita el necesario mercado bancario único, en el que se unifique el criterio de regulación y supervisión, y se deje en manos del BCE el control de las entidades sistémicas. "Sin unión bancaria, los europeos no recuperarán la confianza en la banca y no podrá hacer su papel en el desarrollo de la economía", resumió el presidente de Santander. "Europa y la banca tienen que dejar de ser un problema, y pasar a ser parte de la solución", aseguró.

El presidente del que es primer banco de la zona euro por capitalización, red y clientela, ha hecho algunos comentarios sobre la regulación financiera de Basilea III. A su juicio, esta regulación está impactando en el volumen y precio del crédito bancario y, por ende, sobre la economía. A su juicio deben revisarse, así como las ratios de liquidez que se quieren poner en marcha. Reclama también que se homogenicen los criterios para determinar los activos ponderados por riesgo de todas las entidades en todos los países.

Además, en la identificación de los bancos sistémicos es clave "que se reconozca el sistema de cortafuegos que introduce la organización de un grupo internacional, como Santander, mediante filiales autónomas en capital y liquidez". En su referencia al esfuerzo de recapitalización de la banca española, asegura que le permitirá convertirse "en uno de los sistemas financieros más sólidos del mundo" .