Entrevista

"Si los mejores se marchan, ¿qué futuro tiene este país?"

"Hambrienta, alocada y madre". Con este guiño al lema que guió la vida de Steve Jobs, de Apple, se describe en Twitter Paloma Cabello, que trabaja en la organización del encuentro tecnológico EmTech Spain 2012

Paloma Cabello.
Paloma Cabello.

Paloma Cabello (Madrid, 1964) avisa por teléfono: "Perdona, llegaré ocho o nueve minutos tarde". Y a los nueve minutos, como si fuera un reloj, entra por la puerta de unas oficinas con vistas a la Gran Vía de Madrid. Sobre la silla, deja un bolso del que asoma un ordenador portátil de Apple, desprotegido, sin funda. No es fácil encontrar un hueco en la agenda de esta madre de cuatro hijos: asesora a fondos de inversión, como TPG Credit; ocupa un puesto en la junta directiva del Instituto Español de Analistas Financieros; colabora con el Instituto de Consejeros y Administradores... Y forma parte del consejo asesor de la asociación sin ánimo de lucro Foro de Emprendedores del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), que organizará el 22 y 23 de noviembre EmTech Spain 2012, un encuentro tecnológico en el que colaboran el Grupo Prisa, editor de este periódico, y CincoDías. Cabello dirigirá una de las sesiones, el foro de inversores, que reunirá a "prácticamente" todos los fondos de inversión españoles, los principales de Europa y algunos estadounidenses.

Pregunta. La sesión se titulará Capital tras las primeras rondas: dónde está y por qué invierte. ¿Hay crédito en España para los emprendedores tecnológicos?

Respuesta. En las primeras rondas, sí. Un emprendedor con un buen proyecto y con necesidades de financiación no muy altas suele ser capaz de encontrar dinero en España. La dificultad llega cuando necesita inversiones más altas, cuando pide varios millones de euros para crecer.

P. ¿Y cómo puede ayudarle el foro de inversiones?

R. Lo que buscamos es contribuir a rellenar ese hueco en el mercado. En España el capital no está acostumbrado a invertir en proyectos tecnológicos. Durante años, pese a que contamos con tecnología muy buena, ha habido bastantes inversiones más rentables, como el ladrillo. ¿Y qué ocurre ahora? La marea de la tecnología y del emprendimiento ha despertado un interés entre los inversores, pero solo en esas primeras fases, cuando no se requiere tanto dinero. Nos preocupa que el emprendimiento tecnológico suba por una montaña y acabe en el precipicio. Por eso intentamos dar visibilidad a los emprendedores tecnológicos, para que el capital se acostumbre a invertir en ellos.

P. ¿La falta de crédito acaba con la pérdida de talento?

R. Lamentablemente se están yendo muchísimos de España. No solamente a EE UU. Lo que me parece más grave, y no podemos permitirnos como país, es que excelentes emprendedores españoles se vayan de este país gracias a iniciativas buenísimas, como Start-Up Chile [plan del Gobierno del país suramericano que ofrece dinero y visado a los emprendedores extranjeros que quieran irse allí]. No puede ser tan difícil hacer lo mismo aquí, no deja de ser dinero e incentivos.

P. ¿Qué consecuencias tendrá para el país la marcha de esos emprendedores?

R. Los empleos que se tienen que crear en España en los próximos años los generarán empresas que todavía no existen. Si los mejores, los aguerridos, los que tienen talento, se van fuera, ¿qué oportunidad tendrá este país en una economía global?

P. Pero entiende que se vayan, ¿no?

R. Sin la menor duda. Es un fracaso colectivo. Cada vez que me entero de que uno se va, me pongo enferma.