Monti dice que es prematuro saber si se recurrirá a la ayuda y Economía lo niega

Italia deshoja la margarita del rescate

Italia está igual que España. Su prima de riesgo está incendiada y su coste de financiación, disparado. Pero ninguna quiere lanzarse al rescate del BCE.

El ministro de Economía italiano, Vittorio Grilli, ha asegurado que no está previsto que Italia pida ayuda al Banco Central Europeo (BCE) para que compre su deuda. Esta declaración es mucho más contundente que la realizada el viernes por el presidente del Gobierno italiano, Mario Monti, quien afirmó que aun es "prematuro" saber si el país pedirá la ayuda. Eso sí, agregó que espera que no tenga que ser necesario.

En una entrevista emitida en el canal de la televisión pública, RAI1, Monti dijo que "Italia hará todo lo posible para no pedir la ayuda. En cualquier caso, no se trata de la ayuda que han pedido algunos países que no conseguían cuadrar sus cuentas".

El BCE anunció el jueves la posibilidad de compra ilimitada de deuda soberana de los países del euro con problemas de presión sobre su deuda, aunque solo podrán acceder a ella si solicitan alguna de las tres formas de rescate "parcial" articuladas a través del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF).

Tras el anunció del BCE, Monti consideró que las decisiones adoptadas "son un importante paso hacia adelante en una gobernabilidad de la zona euro más satisfactoria".

Monti reiteró que Italia está pagando un coste que no está justificado por los fundamentos de su economía para financiarse en los mercados y subrayó cómo el país se encuentra inmerso en un programa de contención del déficit y de reformas estructurales, aunque hizo hincapié en que "el trabajo todavía no está acabado".