La medida estará sometida a garantias

Merkel advierte de que el papel del BCE estará condicionado y controlado

La canciller alemana, Angela Merkel, ha advertido este viernes en Viena de que la decisión del Banco Central Europeo de comprar deuda de países con dificultades estará condicionada y es una medida sometida a "controles" y "garantías".

"Garantía y control, ayuda y control y condiciones, van de la mano". Ese es justo el camino que siempre hemos tomado. Tenemos el encargo político de superar de forma política las dificultades en las que nos encontramos", defendió la canciller durante una rueda de prensa con el jefe del Gobierno austríaco, Werner Faymann.

Según Merkel, el propio BCE ha dejado claro que "el condicionamiento será un elemento esencial", sentenció Merkel al ser preguntada por si la actuación del BCE en la crisis supone un cambio de política de Alemania, recelosa hasta ahora de que esta institución respaldara abiertamente a los países en dificultades.

En este sentido, destacó que el BCE es una entidad "independiente y fuerte", que tiene "la responsabilidad de mantener la estabilidad monetaria del euro".

Según Merkel, el banco emisor del euro sigue comprometido con la estabilidad de los precios y destacó que el futuro de la moneda única estará marcado por acciones políticas.

El presidente del Bundesbank (banco central), Jens Weidmann, fue el único miembro del consejo de Gobierno del BCE que votó contra de las medidas anunciadas por su presidente, Mario Draghi.

El canciller austríaco Faymann fue hoy más explícito en su apoyo a la medida del BCE al afirmar que su decisión es "positivo", al tratarse de un paso más "para asegurarse que los bonos de Estado vuelvan a ser una inversión segura".

Merkel reconoció que ya se ha conseguido bastante en la lucha contra la crisis de la moneda única, aunque advirtió de que cada socio de la zona euro debe seguir adelante con sus propias reformas.

Sólo "paso a paso" se puede superar la crisis, con el objetivo de "restablecer la confianza para toda la zona del euro", dijo.

Merkel agregó que los líderes europeos enfrentan en otoño varios desafíos, como el desarrollo de la unión económica y monetaria, así como la supervisión bancaria europea.

Por otra parte, recordó que Alemania ha ofrecido a España compartir su experiencia en la formación profesional de jóvenes, basado en los agentes sociales (sindicatos y empresarios).

"Unos agentes sociales fuertes han aportado mucho en la superación de la crisis, tal y como lo hemos visto en Alemania y Austria", destacó Merkel.