Declaraciones previas al consejo del jueves

Barroso: el BCE intervendrá si los países en crisis acaban con las "políticas irresponsables"

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, se ha mostrado convencido este martes de que el Banco Central Europeo (BCE) intervendrá en los mercados para salvaguardar la existencia del euro. Barroso ve lógico que, a cambio de la ayuda, la institución presidida por Mario Draghi, exija a los países en crisis, como España o Italia, que pongan fin a "políticas presupuestarias irresponsables".

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso
El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso

"Por supuesto que el BCE hará todo lo necesario para sostener el euro, por definición. El primer mandato del BCE es la propia existencia del euro, no es sólo la estabilidad de precios", ha dicho Barroso durante un discurso en Bruselas.

"Cuando hay amenazas a la integridad de la unión monetaria, el BCE tiene por supuesto el derecho de intervenir e intervendrá", ha resaltado el presidente de la Comisión en vísperas de la reunión del consejo de gobierno del 6 de septiembre, en el que la autoridad monetaria tiene previsto debatir la activación de un nuevo programa de compra de bonos.

"Pero el BCE, con toda la razón, no quiere dar el mensaje de que los Estados miembros pueden continuar con políticas presupuestarias irresponsables y niveles insostenibles de deuda y falta de supervisión como hemos visto recientemente cunado hemos descubierto que la realidad de los sistemas financieros no era exactamente la que se nos decía", ha indicado Barroso sin citar directamente a España o Italia.

El presidente de la Comisión Europea ha insistido en que la UE necesita "respuestas a corto plazo a la inestabilidad", y también proseguir con la consolidación fiscal y las reformas. Pero también ha dejado claro que "el corto plazo no es suficiente" y que los líderes europeos deben trabajar al mismo tiempo en la definición de "un horizonte a medio y largo plazo" que incluya la unión bancaria, presupuestaria y económica.

El resultado final, según Barroso, deberá ser una "supervisión conjunta de las políticas económicas". "Está claro que en una unión monetaria, un país no tiene derecho a perjudicar a otros como ocurre hoy", ha subrayado.