Directivos / Verano

Catar pisa fuerte en el mercado del lujo

El emirato árabe crea la nueva marca propia Qela y prepara aperturas para finales de 2012 o principios de 2013

Catar pisa fuerte en el mercado del lujo
Catar pisa fuerte en el mercado del lujo

El exclusivo mundo del lujo se prepara para recibir a un nuevo integrante. Se trata de Qela, la nueva marca del pequeño y rico emirato árabe de Catar. La empresa encargada del lanzamiento ha sido Qatar Luxury Group, propiedad de la Qatar Foundation, un ente sin ánimo de lucro financiado en parte por el gobierno del país y conocido en España por ser el patrocinador principal del Barça. "Desde su creación, el objetivo de nuestro grupo es crear una marca de moda de Catar, y dentro de un tiempo, con una vocación internacional. Trabajamos actualmente en la colección", aseguraba Caroline Guillon, directora de marketing de Qatar Luxury Group a la versión francesa de The Huffington Post, donde se anunció la noticia.

El resultado de este empeño es Qela, una marca ya registrada desde 2009 en EE UU que prepara aperturas para finales de 2012 o principios de 2013 con una predilección: Doha, la capital del emirato. En Nueva York y París se están buscando ya ubicaciones para sus establecimientos. En esta última hay preferencia por instalarla en la lujosa calle Faubourg Saint-Honoré, que ya alberga boutiques de Dior, Louboutin, Hermès, Lazzaro, Prada y Dolce & Gabbana. También se esperan tiendas en Londres, Los Ángeles, Milán, Tokio, Hong Kong y Singapur. Sin embargo, el proyecto aún sigue gestándose. "No está completamente elaborado, todavía hay demasiadas incógnitas", asegura Guillon.

En las tiendas se venderán productos textiles, joyas, productos de belleza, marroquinería, gafas de sol, cuadernos, calzado o accesorios de baño, entre otros muchos.

El interés de Catar por el mercado del lujo no es algo nuevo. Los cataríes ya se han involucrado en este negocio a través de sus numerosos fondos de inversión, especialmente en Francia. El pasado marzo se supo que el emirato tiene un 1,03% de LVMH, propietaria de marcas como Louis Vuitton, Loewe o Kenzo, a través de su fondo Qatar Holding. El emirato ha adquirido también numerosos hoteles de lujo, como el Louvre, el Royal Monceau Hotel Lambert y el Concorde Lafayette en París; el Martínez y el Carlton en Cannes y el Palais de la Méditerranée en Niza. Los cataríes también tienen una participación del 6,39% en la Société des Bains de Mer, que posee cuatro hoteles de lujo en Mónaco. Además el emirato, a través de Qatar Luxury Group, se ha convertido con un 52,6% en el accionista mayoritario de Le Tanneur, un manufacturero francés de bolsos.

Todas estas inversiones han ayudado a Catar a ganar experiencia en el mercado del lujo, tradicionalmente monopolizado por las firmas francesas. De ahí que el director de Qatar Luxury Group, Gregory Couillard sea, de hecho, de esa nacionalidad.