Los títulos de Bankia, Novagalicia y Catalunya Caixa, en el punto de mira

Bruselas tendrá que autorizar el canje de preferentes en entidades con ayudas

El Gobierno aprobará este viernes una nueva reforma financiera con un apartado para participaciones preferentes emitidas por entidades que reciban ayudas, pero no la solución concreta para cada caso, que tendrá que ser autorizada posteriormente por Bruselas.

Laberinto
Laberinto

Fuentes del PP han informado a Efe de que así lo ha trasladado el ministro de Economía, Luis de Guindos, en la reunión de esta mañana con el equipo económico del partido, en la que ha explicado que Bruselas tendrá que dar el visto bueno a las condiciones del canje propuestas por cada entidad.

Por eso, aunque el real decreto contemplará la posibilidad de que se apliquen quitas a los inversores de preferentes de entidades nacionalizadas, el sector entiende que esto sólo será aplicable a quien quiera recuperar su dinero de forma inmediata.

De ahí que alguna entidad nacionalizada confíe en que el Gobierno logre el visto bueno con la Comisión Europea para que se puedan ofrecer canje de preferentes por depósitos o bonos, con los que los ahorradores podrían recuperar, con el tiempo, el cien por cien de lo invertido.

En cuanto a la creación del denominado "banco malo", una sociedad que permita aislar los activos tóxicos de las entidades financieras, De Guindos ha dejado entrever a los dirigentes del PP que se pondrá en marcha en noviembre.

Por el momento, el viernes se aprobarán las líneas generales del "banco malo", que será una sociedad anónima con salvedades para que no haya problemas a la hora de vender los activos problemáticos, y habrá que esperar al otoño para desarrollar el marco legislativo.

Entonces se concretarán las fórmulas de financiación del "banco malo" por parte del BCE -como la posibilidad de recibir deuda avalada por el Estado- o el precio al que se transfieran los activos.

Fuentes financieras han añadido que este último aspecto ha sido uno de los que mayores reticencias ha generado en los expertos de la Comisión Europea, que serían partidarios de que se hiciera siguiendo criterios del Banco de España.

La intención es que el precio al que se transfieran los activos garantice que el banco malo no se anote pérdidas y por eso De Guindos ha asegurado a los dirigentes del PP que nunca tendrá coste para el contribuyente. EFE