Quién manda en las empresas

ArcelorMittal, un gigante en manos de una familia

El peso de los Mittal en el accionariado del grupo se traslada a los puestos clave.

El peso decisivo de la familia Mittal en la creación de ArcelorMittal y su consolidación como el grupo líder de la siderurgia mundial se deja notar en los puestos clave para la gestión y la dirección de la compañía. Sin embargo, los que en su momento acusaron al patriarca Lakshmi Mittal de aplicar en sus empresas unos principios de gobierno corporativo alejados de los estándares occidentales, se han encontrado con que, tras la fusión de Mittal Steel y Arcelor, el grupo puede considerarse un ejemplo de buena gobernanza, en el que la influencia de los Mittal se combina con gestores con una trayectoria empresarial y profesional demostrada.

A nivel accionarial, el gigante del acero está controlado de forma mayoritaria por la familia del magnate anglo-indio que, a través de varias sociedades, tiene la propiedad del 41,4% del capital. El resto de accionistas significativos son fondos de inversión, con la única salvedad del Gobierno de Luxemburgo, que mantiene un 2,5% de los títulos de la compañía. Una posición heredada de su presencia en Arcelor y que le permite mantener alguna influencia en una empresa que es, prácticamente, el mayor empleador del Gran Ducado.

A nivel de gestión, el gobierno de ArcelorMittal le corresponde al consejo de administración mientras que la dirección estratégica del grupo recae en una dirección general apoyada por un comité de 24 directivos.

Lakshmi Mittal es el hombre fuerte del grupo, siendo el único directivo que tiene carácter ejecutivo y la persona que aúna los puestos de presidente y de consejero delegado. La empresa reconoce que la integración de los dos cargos (acordada en 2007) no casa con una de la recomendaciones del decálogo de principios de buen gobierno de la Bolsa de Luxemburgo, pero considera que la decisión ha demostrado su eficacia con el paso del tiempo, al combinar la visión estratégica que Mittal tiene sobre la industria del acero y sobre la compañía con su posición única como accionista principal.

El consejo de administración, que en la actualidad cuenta con 11 integrantes, tiene una mayoría de independientes. Como dominicales, aparte del propio Lakshmi Mittal, solo figuran su hija Vanisha (con cargos de responsabilidad en empresas del grupo familiar desde 2004) y Jeannot Krecké, que hasta principios de año era el ministro de Economía y Comercio Exterior de Luxemburgo.

Consejero coordinador

Una pieza clave del máximo órgano de administración del grupo es el consejero coordinador de los independientes. Un puesto creado en abril de 2008 y que ocupa Lewis B. Kaden, un abogado graduado en Harvard que es vicepresidente de Citigroup y que estuvo al frente de la siderúrgica estadounidense Bethlehem Steel, una de las empresas que formaban parte de Mittal Steel.

Kaden actúa como aglutinador de los intereses y posiciones de todos los consejeros independientes y hace de puente entre estos y Mittal. El año pasado, estos consejeros mantuvieron hasta cuatro reuniones solo entre ellos.

En el consejo hay, al menos, otros dos integrantes muy cercanos al máximo responsable del grupo: Narayanan Vaghul, primer directivo del ICICI, el segundo mayor banco privado de la India; y Wilbur L. Ross, que está al frente de varios fondos de inversión y que presidió International Steel Group, una de las compañías que dieron origen a Mittal Steel.

Además, en el máximo órgano de administración de ArcelorMittal también figuran Tye Burt, ejecutivo del sector minero que era presidente ejecutivo de Kinross Gold Corporation hasta el pasado día 1; Bruno Lafont, el consejero delegado del grupo galo Lafarge; el Príncipe Guillaume de Luxemburgo, que ha trabajado para el FMI y la Comisión Europea; Suzanne Nimocks, la otra mujer con presencia en el consejo, que durante una década ha sido directiva de la consultora McKinsey y ahora participa en los consejos de Encana Corporation, Rowan Companies y Valerus, vinculadas a la energía y las explotaciones de hidrocarburos; y Antoine Spillman, uno de los responsables de una sociedad suiza que se dedica a la gestión de patrimonios (Bruellan Wealth Management).

Según el último informe anual de la compañía, el año pasado el consejo de administración del grupo siderúrgico mantuvo ocho encuentros, con una asistencia promedio del 96,6% por parte de los consejeros. Las decisiones se toman por mayoría y ninguno de sus integrantes (incluido el presidente) tiene voto de calidad.

El consejo cuenta con tres comités de trabajo: auditoría; nombramientos, retribuciones y gobierno corporativo; y gestión del riesgo. Asimismo, y de forma temporal, existe un comité de transición para el seguimiento de la escisión del negocio de acero inoxidable de ArcelorMittal y la creación de una empresa independiente que aglutina este negocio (Aperam).

A nivel más operativo, las decisiones clave del grupo recaen en los ocho integrantes de la dirección general. En ella, Lakshmi Mittal se ha rodeado de gente de su máxima confianza, preservando también algún directivo clave de la época de Arcelor.

Así, como número dos en la práctica se encuentra su hijo Aditya, responsable financiero del grupo y el cerebro de la operación de compra de Arcelor. Junto a él, Davinder Chugh, directivo con cerca de 30 años en el sector siderúrgico y que fue responsable de los negocios de Mittal en Sudáfrica; Lou Schorsch, que lo fue de las actividades del grupo en América; y Sudhir Maheshwari, otro de los hombres provenientes del equipo de Mittal Steel.

De la etapa de Arcelor, mantienen puestos relevantes como directores generales el español Gonzalo Urquijo, que fue director financiero del grupo europeo, y el luxemburgués Michel Wurth, que ya en 1979 se incorporó a Arbed, una de las empresas origen de Arcelor. El otro director general es Peter Kukielski, directivo procedente del sector minero.

Prioridades estratégicas

1. Costes. ArcelorMittal ha reducido costes en 3.245 millones de euros desde 2008. Este año, su objetivo es ahorrar otros 650 millones.

2. Minería. El grupo quiere ampliar su negocio minero y llegar a los 100 millones toneladas de producción de hierro en 2015.

3. Expansión. La empresa busca oportunidades de crecimiento orgánico en mercados emergentes.

4. Balance saneado. Desde el inicio de la crisis, el grupo ha reducido deuda y renegociado sus créditos.