Demolición de un bloque de 12 viviendas

El "banco malo" irlandés derriba un bloque vacío

La NAMA, agencia irlandesa equivalente al "banco malo" español, ha derribado un complejo urbanístico que se encontraba vacío y planea realizar más demoliciones.

Vista de una calle irlandesa
Vista de una calle irlandesa

En Irlanda están comenzando a borrar las huellas de la burbuja inmobiliaria. La localidad de Longford, 120 kilómetros al noroeste de Dublín, ha sido testigo de la primera demolición de un bloque de apartamentos por la NAMA, el "banco malo" de Irlanda.

El bloque de doce viviendas, construido dentro de la urbanización Gleann Riada, a las afueras de Longford, estaba abandonado y muy deteriorado. Ni rastro del hotel, la guardería y las tiendas que iban a completar esta urbanización.

En su lugar, los pocos residentes de Gleann Riada, habían recibido un aviso del riesgo que suponía para su seguridad y su salud las condiciones en las que se encontraba el complejo. A principios de este año se produjo una explosión causada por la acumulación de gas metano.

La NAMA, encargada de dar salida a los activos tóxicos que generaron los excesos de la burbuja inmobiliaria, ha tomado una solución drástica. Sobran casas, por lo tanto se van a demoler las construcciones vacías y en mal estado. En su lugar, zonas verdes. En torno al 10% de los complejos que gestiona la NAMA, alrededor de 280 bloques, están sin terminar. De momento, se prevé que alrededor media docena de construcciones más se derriben durante este año.