Restaurante Millesime

Casa Marcial, la esencia asturiana

Nacho Manzano ha convertido el restaurante familiar en una referencia gastronómica en la región

Nacho Manzano trabaja en su casa, en la misma donde nació, creció y donde ejerce de cocinero. Ha conseguido algo grande con Casa Marcial: llevar dos estrellas Michelin a una pequeña aldea de Asturias, rodeada de valles y montañas. Siempre tuvo la ilusión de convertir la casa de sus padres, construida a finales del siglo XIX, en un restaurante. Inicialmente fue un llagar de sidra, aunque su familia le dio muchos usos: casa de comidas, bar-tienda, el colmado en el que se abastecían los vecinos de la zona, y hasta salón de baile, como recuerda Manzano.

En 1993, después de un periodo de formación en Gijón, regresa y convierte el pequeño comedor en una casa de comidas con pocas pretensiones, aunque con una organización y planteamiento profesional, pero sobre todo con el objetivo de convertirlo en un proyecto con recorrido. Tenía algo ganado, ya que su madre era una reputada cocinera, conocida en la zona. Sin dejar de mirar las raíces maternas, Nacho Manzano empezó a elaborar una cocina con un lenguaje propio, fruto de una curiosidad imperiosa que ha convertido este lugar en una cita obligada para aquellos gastrónomos que quieran disfrutar de una cocina asturiana renovada, sin pretensiones.

El viaje hasta La Salgar no defrauda. En primer lugar por el paraje. En los días soleados conviene ir con tiempo para darse una vuelta por el mirador del Fito, donde se puede contemplar una de las postales más bellas del paisaje asturiano: mar y montaña, el Cantábrico y los Picos de Europa. Y precisamente la tierra está muy presente en la cocina de Casa Marcial. Cuenta con tres menús. El tradicional (52,90 euros, IVA incluido) contiene algunos platos indispensables del repertorio de Manzano, donde no falta la fabada asturiana y el arroz con pitu de caleya (pollo que camina suelto por los pueblos), y que se compone de unas croquetas de jamón ibérico, revuelto de la casa sobre torta de maíz (queso, cebolla confitada y huevo), panacota de apio con manzana e hinojo y arroz con leche a la manera tradicional. El menú gastronómico (97,20 euros) incluye ajo blanco, ensalada de hemerocalis, albaricoque, brotes de helechos e hígado de rape; crema de sardinas con su piel, aguacate asado con avellanas y café; menestra de verduras de su huerta con pata de vaca; lámpares (lapas), sidra, patata y cebolla; jugo sedoso de bonito con filetes crudos; un pescado del día, pichón asado con tosta de higaditos, remolacha ahumada y alcachofas; maíz, helado de trufa y manzana, y coco invertido con helado de hierbaluisa e hilos de chile.

La opción clásica (74,50 euros) recoge la crema de sardinas y las lapas, pero añade puerros con espinacas, zanahorias, mayonesa y caldo de cocido; carabinero a la brasa; ventresca de bonito a la parrilla con caldo de verduras; quesos asturianos, y ensalada de chocolates con guacamole y granizado de vinagre.

Casa Marcial: La Salgar 10, Arriondas (Asturias). Tel. 985 840 991. www.casamarcial.com.