Desconectar pocos días resulta beneficioso

Vacaciones cortas, pero intensas

Cada vez es más habitual que los ejecutivos opten por varias escapadas veraniegas para desconectar unos pocos días

Vacaciones cortas, pero intensas
Vacaciones cortas, pero intensas

Con la economía española a los pies de los caballos, el paro y la prima de riesgo disparados y la amenaza de un rescate inminente, muchos grandes ejecutivos españoles han decidido cambiar el mes de vacaciones de antaño por una o varias escapadas cortas pero intensas. La grave situación que atraviesa el país ha empujado a los directivos de las compañías a elegir destinos cercanos para desconectar unos pocos días antes de volver a la carga en sus despachos.

¿Pero se consigue realmente desconectar en unos pocos días? La respuesta es positiva, según un estudio de BBC Salud. Dicho informe señala que es más beneficioso tener vacaciones cortas pero numerosas que un solo periodo vacacional largo al año. El estudio lo ha realizado Jessica de Bloom, investigadora de psicología de la salud de la Universidad de Radboud en Holanda, quien llevó un registro de salud de 96 empleados holandeses antes, durante sus vacaciones y a lo largo de varias semanas después de que regresaran a trabajar.

El estudio venía a confirmar los beneficios para la salud de un pequeño paréntesis vacacional. Aunque las escapadas cortas también tienen otras ventajas. En primer lugar, son más baratas y requieren menos planificación que unas vacaciones largas. Además, salir de la rutina aunque sea unos pocos días ayuda a recargar las pilas y está demostrado que incrementa la creatividad y beneficia física y mentalmente.

Por otro lado, dadas las circunstancias económicas y la reducción del presupuesto para el ocio, las agencias de viajes ofrecen muchas escapadas o cruceros de tres o cuatro días, por lo que la oferta es amplia y se pueden conocer muchos más lugares aunque sea en un corto espacio de tiempo.

Sin embargo, no a todo el mundo se le da bien desconectar del trabajo durante sus vacaciones. Según una encuesta del Centro de Estudios Especializados en Trastornos de Ansiedad (Ceeta), Más de la mitad de los españoles, en concreto el 51%, piensa en el trabajo mientras descansa, proporción que ha aumentado en casi un 20% desde 2009 por el estrés provocado por la crisis y la incertidumbre que produce entre los trabajadores. El 36% de las personas reconoce que piensa en el trabajo durante sus días de vacaciones y un 42% afirma que responde e-mails o llamadas relacionadas con su empleo.

Estas cifras, no obstante, van en línea con el resto de Europa: un 31,7% de los franceses piensan en el trabajo cuando están de vacaciones; también lo hacen un 40,2% de los alemanes y solo un 27,2% de los holandeses. Por ello, los profesionales del Ceeta advierten de un tipo de personalidad cada vez más característico, el del workoholic o adicto al trabajo. "Se trata de individuos ansiosos, hiperexigentes, a quienes les es más sencillo cumplir de forma permanente con obligaciones, que dejar de hacerlo", asegura Marina Dolgopol, directora del Ceeta.

Cómo desconectar en vacaciones

Para superar la adicción al trabajo y conseguir desconectar durante las vacaciones, aunque sean cortas, Dolgopol da siete consejos básicos.

Para empezar, explica que no hay que ceder frente a las demandas laborales que no respetan el tiempo vacacional. Anima también a buscar actividades placenteras que sirvan para descargar la tensión y a ingerir alimentos diferentes y de sabor agradable para disminuir la ansiedad.

Otra de las asignaturas pendientes de los españoles es delegar en otros responsabilidades. Dolgopol advierte de que se debe desestimar la falsa creencia de que "nadie lo hará mejor ni más rápido que yo", tan extendida actualmente.

La directora del Ceeta recomienda que durante las vacaciones no se pretenda generar cambios radicales en la personalidad, e indica que hay que darle tiempo al cuerpo para que se adapte a los cambios de clima, agua o alimentación. Por último, ofrece un consejo para las horas previas antes de cogerse las vacaciones: tener un último día de trabajo tranquilo. Hay que evitar que los minutos finales de la rutina laboral sean estresantes. Siete consejos para que las vacaciones sean eso, un tiempo para descansar y desconectar.

Las Cíes y La Concha, las playas favoritas

La playa sigue siendo el destino elegido por los españoles para disfrutar de sus vacaciones, aunque si tienen que escoger su lugar favorito, lo tienen claro. La Concha de San Sebastián y las islas Cíes de Galicia son sus playas preferidas, según una encuesta elaborada por Muchoviaje.com. Dos destinos cercanos y de una gran belleza para desconectar unos pocos días.

Además de ser famosa por La Concha, San Sebastián destaca por su gastronomía. La calle Fermín Calbertón es donde hay más bares con pintxos de la ciudad. En el número 4 está el restaurante Izkiña, cuya especialidad es el pintxo de bacalao frito o al ajoarriero. En las islas Cíes es posible hacer rutas guiadas en grupos de 15 personas y de forma gratuita apuntándose en las oficinas de turismo de las islas. Y por supuesto el visitante podrá degustar la gastronomía típica de las Rías Baixas en sus dos restaurantes: el Rodas, en el muelle de acceso a las islas y el restaurante del Camping Illas Cíes.