Deja de cotizar en Bolsa

CaixaBank culmina la absorción de Cívica

CaixaBank ha inscrito hoy en el registro mercantil de Barcelona la escritura pública de fusión con Banca Cívica, culminando así los trámites legales de esta integración, que convierte a la entidad catalana en líder del sistema financiero español.

La formalización de la fusión de las dos entidades conlleva la extinción de Banca Cívica, que hoy ha cotizado por última vez en la Bolsa española, según ha informado CaixaBank a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El presidente de CaixaBank, Isidre Fainé, ha destacado en un comunicado que la integración permite crear el primer banco español, con más de 13 millones de clientes y unos activos de 342.000 millones de euros.

Por su parte, el vicepresidente y consejero delegado de la entidad, Juan María Nin, ha remarcado que la fusión "se ha completado en un tiempo récord de cuatro meses", aunque el proceso finalizará definitivamente en abril de 2013, cuando se produzca la plena integración de las plataformas operativas de Cívica en CaixaBank.

Según la relación de canje fijada en el proyecto de fusión, CaixaBank entregará cinco acciones de la entidad, de un euro de valor nominal cada una, por cada ocho acciones de Cívica.

En concreto, se prevé que CaixaBank entregue 71.098.000 acciones propias en autocartera y 233.000.000 títulos de nueva emisión para atender el canje de la fusión. Las nuevas acciones emitidas serán admitidas a negociación en la Bolsa española el próximo lunes, 6 de agosto.

Una vez ejecutada la fusión, el capital social de CaixaBank pasará a estar representado por más de 4.087 millones de acciones en manos de más de 800.000 accionistas.

CaixaBank ha asegurado que la remuneración a los accionistas continuará siendo una prioridad, por lo que tiene intención de retribuirles en 2012 con una cuantía en línea de la retribución de 2011.

Coincidiendo con el cierre legal de la fusión, CaixaBank ha iniciado el cambio de imagen corporativa de las oficinas de Banca Cívica, lo que afectará a más de 1.300 sucursales.

La nueva rotulación comportará la desaparición de la marca Banca Cívica, de manera que las oficinas que formaban parte de este banco lucirán, en sus territorios de origen, sus respectivas marcas (CajaCanarias, Caja Navarra, Caja de Guadalajara, Caja de Burgos y Cajasol) junto al símbolo de La Caixa -la estrella azul-.

La Caixa ha decidido mantener estas marcas por su arraigo y penetración en cada uno de sus respectivos territorios y para mostrar su compromiso con estas regiones.

A pesar de que Banca Cívica se ha integrado ya formalmente en CaixaBank, la operativa de sus clientes no cambiará hasta que se produzca la migración de la plataforma operativa de cada entidad, lo que previsiblemente durará algo menos de un año, hasta abril de 2013.