Los ingresos se estabilizan por encima de los 30.000 millones

Telefónica gana 2.075 millones en el primer semestre, un 34% menos

El Consejo de Administración de Telefónica ha aprobado hoy las cuentas del primer semestre del año, que recogen un beneficio neto de 2.075 millones de euros, un 34,4% menos que en el mismo periodo del año pasado.

Según esas cuentas, los ingresos de la compañía crecieron un 0,3% respecto al primer semestre de 2011, alcanzando los 30.980 millones de euros. En cambio, el resultado operativo cayó un 16,5%, para situarse en 5.300 millones.

En su comunicación a la CNMV, Telefónica destaca que las cuentas "muestran mejoras significativas en la evolución del beneficio, OIBDA (resultado operativo antes de amortizaciones) y márgenes de OIBDA, con respecto a los resultados anunciados en los tres primeros meses del año". A su juicio, "estos datos ratifican la convicción de la Compañía de que se ha superado la parte más dura del ciclo, iniciándose una tendencia progresiva hacia la recuperación de la rentabilidad del negocio en la segunda mitad del año".

Telefónica ha reiterado hoy sus objetivos anunciados para 2012 en términos de margen de OIBDA, CapEx/Ingresos y ratio de endeudamiento. Sin embargo, "dada la mayor debilidad de algunas economías y el mayor impacto negativo de la regulación respecto a las previsiones iniciales de la compañía", ha revisado a la baja la estimación de ingresos, cuyo crecimiento se espera plano o ligeramente positivo, frente al 1% de avance que esperaba anteriormente.

El presidente de la compañía, César Alierta, destaca en una carta pública "los avances alcanzados en España, donde los cambios introducidos para recuperar competitividad en el mercado se están traduciendo ya en una fuerte reducción del churn y en una mejora significativa de la satisfacción de los clientes, permitiendo importantes eficiencias tanto en los gastos comerciales como en la inversión". Asimismo, explica, "la eliminación de la subvención del terminal en actividades de captación de nuevos clientes y la rápida ejecución del ERE arrojan ahorros muy elevados. Todo ello se refleja en una mejora de la rentabilidad del negocio, con un crecimiento del OIBDA en términos trimestrales".