Quien manda en las empresas

OHL: el patrón, la familia y un mínimo núcleo de confianza

Juan Miguel Villar Mir ha cumplido 25 años al frente de OHL, en cuyo consejo se consolidan sus hijos y empiezan a entrar ejecutivos.

El presidente de OHL, Juan Miguel Villar Mir
El presidente de OHL, Juan Miguel Villar Mir

El personal directivo de OHL actúa envuelto en una red de seguridad tejida por Juan Miguel Villar Mir, presidente y propietario del 60% de la empresa, "para evitar bandazos en la estrategia", según suele decir él mismo. Un ejemplo: cualquier decisión de inversión o gasto que supere los 100.000 euros va al comité de dirección. No importa las veces que haya que mirar una oportunidad: OHL no arriesga.

Lo que para unos puede parecer un exceso que atenaza a los cuadros intermedios, para otros es control necesario. Sea como fuere, al presidente Villar Mir se le escapan pocos detalles del día a día de una empresa que ha forjado en los últimos 25 años a golpe de adquisición a precios de saldo, saneamiento y puesta en valor. Y si algo importante sorprende al veterano ejecutivo en México, Rusia o China, se activa el citado protocolo de seguridad que él mismo ha diseñado.

El empresario ha dado su confianza, y la llave de la caja, a Enrique Weickert, director general financiero forjado en el holding familiar Grupo Villar Mir. æpermil;l es quien tiene la última palabra en el manejo de los fondos y Juan Miguel Villar Mir no desaprovecha oportunidades para recordárselo a los más altos ejecutivos del grupo de construcción y concesiones OHL: "Este señor soy yo cuando yo no estoy, e incluso cuando estoy", viene a decir Villar Mir. Weickert es el guardián del rating. Y es que la recuperación del grado de inversión guía la estrategia... Cueste lo que cueste.

OHL 1,06 -2,08%

Si el peso en la empresa se mide por la cercanía al despacho del presidente, puerta con puerta trabaja Luis García-Linares, director general de desarrollo corporativo. Hombre fuerte en el comité de dirección, García-Linares es la extensión del jefe en la alta representación de OHL.

Otra figura que ha alcanzado la máxima influencia, a pesar de trabajar a miles de kilómetros, es José Andrés de Oteyza. Exministro del Gobierno de Luis Echeverría, Oteyza ha construido OHL México para Villar Mir.

Sin embargo, ni el financiero ni el mexicano ni el vecino de despacho están en el consejo, al que sí se han incorporado dos directivos clave en el desarrollo de OHL. Juan Osuna, consejero delegado de OHL Concesiones, se ha ganado el sillón por el rápido desarrollo de un área que hoy supone el 76% del ebitda del grupo. Brasil, México, Chile y España son los principales mercados donde explota 4.417 kilómetros de autopistas.

El otro consejero ejecutivo es Francisco Marín, presidente de OHL Construcción y persona cercana a Villar Mir desde los tiempos de Obrascón. Su presencia en el órgano de decisión responde a la madurez de la empresa en los mercados internacionales de la obra civil. Rusia, Turquía, Catar, EE UU, México y hasta 29 países de todo el mundo han sido pisados ya por OHL.

A partir de aquí, Juan Miguel Villar Mir tiene a sus hijos Juan de vicepresidente y a Silvia y Álvaro de dominicales en representación de Grupo Villar Mir. Juan, el mayor, nombrado heredero por el dueño de OHL, opera ya con un peso reconocido en el día a día, pero con la prudencia suficiente como para no disputar un ápice de protagonismo a su padre.

Silvia y Álvaro se exponen menos a los focos. De la primera dicen que es la que más se parece al patrón. Su marido, Javier López Madrid, cierra el núcleo familiar en el consejo de administración.

Con la sucesión asegurada, Juan Miguel Villar Mir, de 81 años, no ha dado síntomas de querer cambiar de vida. No se jubila. ¿Debería dar mayor visibilidad a su hijo y demás colaboradores? La cuestión aburre en OHL: "Hay presidente para rato", defienden. Pero entre constructoras y analistas, da para crear debate.

De los 12 consejeros de OHL, 6 representan a Grupo Villar Mir (holding propietario de OHL, Ferroatlántica o Fertiberia). A los cinco miembros de la familia se suma un íntimo: Tomás García Madrid, consejero delegado de Grupo Villar Mir. El perfecto escudero fue alumno de Juan Miguel Villar Mir en la Escuela de Ingenieros y el empresario reconoce abiertamente que era de los más brillantes. A García Madrid se le puede encontrar en las grandes decisiones del consejo y atendiendo los mínimos detalles que rodean al magnate. Un recién llegado a OHL podría confundirle con su guardaespaldas.

En cuanto a los independientes, una de esas declaraciones curiosas de Villar Mir se produjo en abril, cuando fichó a Mónica de Oriol como consejera. Presidenta del Círculo de Empresarios y de Seguriber-Umano, Oriol era una desconocida para el presidente de la constructora: "Conozco a su padre Miguel de Oriol Ybarra y conocía a su abuelo José María de Oriol y Urquijo, pero a ella no la había visto nunca", llegó a decir, remarcando el título de independiente con el que ha ingresado Oriol en OHL. Cierran el consejo como independientes Alberto Terol, figura clave primero en Andersen y luego en Deloitte; Luis Solera, quien ha ocupado cargos en la minería, banca y sector tecnológico, y Joaquín García-Quirós, quien ha pasado por Alcatel, ICO y Cortefiel.

Las dos apuestas

1. Concesiones. El grupo OHL empieza a reducir su presencia en construcción residencial en 2002 para apostar por las concesiones, área que preside Juan Villar-Mir (en la imagen). La gestión de autopistas ofrece hoy el 76% del ebitda del grupo. En la actualidad, OHL negocia con Abertis la toma de capital a cambio de activos en Brasil y Chile.

2. Construcción. OHL es un referente en ferrocarril y edificación hospitalaria. Sus obras se extienden a 29 países. La constructora está en el consorcio que ejecutará el AVE La Meca-Medina, se llevó el túnel bajo el estrecho del Bósforo en Turquía y la línea de tren Ural Polar en Rusia.

Las cifras

81.352 millones de cartera hablan de las posibilidades de desarrollo de OHL. 72,252 millones, la mayor parte en concesiones, corresponde a contratos firmados a largo plazo.

4.869 millones fue la cifra de negocio en 2011, lo que implica un crecimiento del 2,1%. El 58% procede de la actividad de construcción y un 34% depende de las concesiones, como las dos grandes áreas de la empresa. Siete de cada diez euros son facturados en el exterior (33% en Brasil, 19,3% en México o 15% en Estados Unidos). El ebitda alcanza el 25% de las ventas, con 1.219 millones (89% generado fuera) frente a los 991 millones de ejercicio anterior.

223 millones de beneficio neto en 2011 mejoraron la cifra lograda en 2010 en un 14%.

25% del beneficio de OHL nutre, por tradición, el dividendo. El 75% restante se destina a autofinanciación.

1.500 millones engrosan la caja de OHL. La firma pide a sus concesiones de infraestructuras un retorno de doble dígito.

4.417 kilómetros de autopistas son operados por OHL en Brasil, México, Chile, España, Argentina y Perú. La firma traspasará activos en Brasil (3.226 kilómetros) y Chile (343 kilómetros) para entrar en Abertis. 25.145

25.145 personas completan el equipo de OHL, de los que 17.821 trabajadores corresponden a la nómina de personal fijo.

85.000 euros es lo que gana Juan Miguel Villar Mir al año, en concepto de dietas, como presidente de OHL. El consejo cobra 750.000 euros en total. "Con un 60% me siento más accionista que empleado", suele remarcar el empresario para argumentar que nunca ha tenido ni tendrá sueldo de presidente.