Ofrece un plazo de tres meses a los propietarios para darlos de alta

Cataluña abre una amnistía para legalizar apartamentos turísticos

Reducir el déficit del 3,72% al 1,5% va a obligar al Ejecutivo presidido por Artur Mas a realizar un ajuste superior a los 4.400 millones de euros. Todas las partidas están en revisión, incluidas aquellas que más actividad y más ingresos genera como el turismo. Cataluña es la comunidad autónoma que más visitantes extranjeros recibe en España, con 13,7 millones al año, un 24,3% sobre el total de visitantes. A la tasa turística que se aplicará a partir del 1 de noviembre (gravará cada pernoctación con un importe que variará entre 1 y 3 euros en función de la categoría del alojamiento) se unirá el dinero que pueda recaudar con el plan de regularización que puso ayer en marcha para tratar de acabar con la oferta turística ilegal, una de las principales reivindicaciones de las patronales hoteleras.

El plan, tal y como avanzó ayer la directora general de Turismo, Marian Muro, consiste en que se abre un plazo de tres meses para que todos aquellos propietarios de apartamentos y viviendas que se utilicen para usos turísticos y no estén dados de alta procedan a regularizar su situación. "Cualquier propietario que ceda de forma reiterativa su vivienda para prestar servicios turísticos a cambio de una contraprestación económica deberá acogerse al proceso", subrayó Muro, que matizo que este se limitará a la presentación de una comunicación en el ayuntamiento donde esté ubicada la residencia. Quién no lo haga se expone a sanciones de hasta 90.000 euros.

Cataluña es la primera comunidad que pone en marcha un proceso de este tipo con dos objetivos: acabar con la competencia desleal de la que se han quejado reiteradamente los hoteleros y tratar de elevar los ingresos públicos a través de las licencias de actividad y las tasas que tendrán que pagar aquellos propietarios que regularicen su situación. De este modo, a partir del 1 de noviembre estarán obligados, al igual que el resto de establecimientos, a pagar la tasa turística.

La decisión de poner en marcha este proceso de regularización ha sido adoptada a raíz del gran número de establecimientos turísticos que no están dados de alta en esa autonomía. Según los datos aportados ayer por el subdirector general de Ordenación Turística de Cataluña, Joan Abad, solo la ciudad de Barcelona cuenta con 15.000 apartamentos y viviendas de uso turístico, de las que tan solo 300 están dadas de alta. El presidente de la Federación Catalana de Apartamentos Turísticos, Lluís Torrent, aplaudió la medida, "que corrige el error del anterior Gobierno al catalogarlos como viviendas".