Primer día de la cumbre europea

Europa ultima medidas para aliviar la presión sobre España e Italia

Los jefes de gobierno de la zona euro están ya en Bruselas debatiendo la futura arquitectura de la Unión Europea. En las declaraciones previas a la cita, los líderes políticos han destacado que se debatirán medidas para aliivar la presión del mercado sobre España e Italia.

Las situación de los mercados de deuda fundamentalmente en España e Italia centraron las declaraciones de varios líderes europeos previas a la cumbre de la UE, que se inicia hoy en Bruselas y que ha sido calificada como decisiva para el futuro de la zona euro.

A su llegada e la reunión de líderes del Partido Popular Europeo (PPE), previa a la cumbre, el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, dijo que la cumbre hablará "de los problemas a corto plazo en los mercados financieros".

"Tenemos que hablar de crecimiento, de consolidación fiscal, pero también de los problemas a corto plazo en los mercados financieros", afirmó Juncker, también primer ministro de Luxemburgo.

El vicepresidente económico de la Comisión Europea (CE), Olli Rehn, insistió en este tema al señalar que "es muy importante que en la cumbre se tomen decisiones que permitan reducir el coste de financiación y estabilizar los mercados a corto plazo", afirmó, antes de apuntar que las compras de deuda por parte de fondo de rescate son una opción sobre la mesa.

El comisario europeo insistió en que "las intervenciones en los mercados primario y secundario por parte de los mecanismos de estabilidad -en referencia al Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) y al Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE)- no deberían excluirse de las alternativas", respondió Rehn al ser preguntado sobre la propuesta en este sentido del primer ministro italiano, Mario Monti.

Fuentes europeas citadas por Reuters señalaban, asimismo, que esta posibilidad de compras de deuda ya existe, solo que requiere la petición formal de ayuda por parte de Madrid o Roma. Un funcionario apuntaba que se podría aplicar una condicionalidad suave a estas compras de deuda.

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, también confía hoy en que la cumbre europea que arranca esta tarde en Bruselas tome "alguna decisión" para rebajar el coste de financiación de España en los mercados.

"En estos momentos el precio del crédito a España es evidentemente muy caro y yo creo que la Unión Europea y la Unión Económica y Monetaria tienen que ser conscientes de que esto es así, y de que alguna decisión habrá que adoptar", dijo Rajoy cuando llegó a la reunión del PPE.

El francés François Hollande incidió en este misma línea: "Vengo para dar soluciones muy rápidas para apoyar a los países que tienen más dificultades en los mercados, incluso si ya han hecho esfuerzos considerables para encauzar sus cuentas públicas", afirmó Hollande, en unas declaraciones a su llegada a la cumbre de la Unión Europea.

Sin embargo, la canciller alemana, Angela Merkel, a su llegada a la reunión del PPE, no se refirió específicamente al problema de la deuda, sino que se mostró confiada en que la cumbre concluirá con el pacto por el crecimiento y el empleo.