Reclama más poder para el Banco Central Europeo

Draghi garantiza liquidez a los bancos solventes

El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, aseguró hoy que el Eurosistema va a seguir proporcionando liquidez a los "bancos solventes en la medida en que lo necesiten", en un día en que ha trascendido que los bancos centrales preparan una acción conjunta de cara a las elecciones griegas. Draghi reclamó además más poder para el Banco Central Europeo y una mayor integración política si se pretende lograr una moneda común más fuerte, y que la consolidación fiscal sea "más amigable con el crecimiento.

Mario Draghi, presidente del BCE
Mario Draghi, presidente del BCE

"El Eurosistema va a seguir proporcionando liquidez a los bancos solventes en la medida en que lo necesiten". Con estas palabras trató el presidente del Banco Central Europeo de tranquilizar hoy a los inversores ante posibles estrecheces tras las elecciones griegas. "Como saben, el BCE tiene un rol crucial a la hora de proveer de liquidez a contrapartes bancarias sólidas en compensación con colaterales adecuados. Esto es lo que hemos hecho a lo largo de la crisis, fieles a nuestro mandato de mantener la estabilidad de precios en el medio plazo. Y eso es lo que vamos a seguir haciendo".

Draghi recordó que el BCE ha adjudicado liquidez ilimitada a tres años a los bancos de la zona del euro en dos ocasiones, a finales de diciembre del año pasado y a finales de febrero, por un monto de un billón de euros. "Estas operaciones fueron introducidas en un entorno donde los diferenciales de los mercados de dinero habían aumentado, la liquidez se había secado y el acceso de los bancos a la financiación en el mercado se había minado rápidamente", apostilló Draghi.

Señaló, eso sí, que es necesario más tiempo para comprobar el impacto total de estas inyecciones de liquidez a largo plazo, por lo que es demasiado pronto para sacar conclusiones sobre el comportamiento del crédito bancario a la economía, ya que está influenciado por "múltiples factores". "En el actual entorno de demanda muy débil y de elevada aversión al riesgo, un repunte en el volumen de crédito será particularmente lento", remarcó.

El presidente del BCE reiteró que "las condiciones de financiación son mucho mejores de lo que eran en noviembre" e hizo hincapié en que se mantienen los riesgos a la baja para el crecimiento del área.

Draghi reclamó además más poderes para la institución emisora del euro como vía para lograr una "unión monetaria más fuerte". En un discurso pronunciado en Fráncfort, el banquero italiano aseguró que cree además necesario una "unión política más estrecha", sin que esta "integración" tenga que suponer "una pérdida de soberanía". Draghi reclamó en este sentido que se foralezcan los cimientos de la UE. Sus palabras coincidieron con una fuerte relajación de la rentabilidad y las prima de riesgo tanto de España como de Italia.

Eso sí, el presidente de la institución matizó (probablemente en referencia a la acción conjunta que han preparado los principales bancos centrales para estabilizar los mercados financieros y prevenir una fuerte contracción de crédito si el resultado de las elecciones griegas de esta domingo disparan las tensiones de los mercados) que "una sola acción no podrá solucionar esta compleja situación" y repitió que "el BCE no puede rellenar todos los huecos de la integración europea".

El presidente del BCE aseguró, en todo caso, que "el Eurosistema va a seguir proporcionando liquidez a los bancos solventes en la medida en que lo necesiten" y recordó que si bien es cierto que existe una diversidad en el crecimiento en los diferentes países del euro, esto también ocurría hace diez años, cuando Alemania apenas crecía pero otros países presentaban un crecimiento boyante, y descartó riesgos de inflación en la zona euro.