El Gobierno podría exigir después nuevas necesidades de capital

El informe del FMI dará la pauta para la petición del rescate a la banca

Las consultoras Oliver Wyman y Roland Berger anunciarán como muy tarde el 21 de junio los resultados del ejercicio de estrés que están realizando sobre el conjunto de la cartera de crédito de la banca española, bajo unos supuestos que están en línea con los utilizados por el FMI en la prueba de resistencia a la que también somete al sector y cuyos resultados se conocerán el lunes. Economía no descarta que el Banco de España exija a partir del 31 de julio nuevas provisiones a las entidades.

El Banco de España ha anunciado hoy cuál será el calendario y la metodología seguida en los procesos de auditoría en que está inmersa la banca española. Y de la información se deduce que los resultados de los informes que preparan las consultoras Oliver Wyman y Roland Berger no serán muy distintos a los del informe que se dispone a anunciar el FMI. En todos ellos se establece un escenario base de impacto sobre la cartera crediticia, reflejo de la situación económica más probable a fecha de hoy, y un escenario estresado, donde se asume una coyuntura económica y una caída en los precios de los activos inmobiliarios significativamente peores.

El Banco de España explica que "los escenarios que se toman como referencia están en línea con los utilizados por el FMI en la prueba de resistencia realizada en el marco del Programa de Evaluación del Sector Financiero", de la que en breve se conocerán los resultados. Fuentes financieras apuntan que el escenario base del ejercicio de estrés del FMI revela una necesidad de capital de 33.000 millones de euros, lo que supone una primera referencia para la eventual petición de rescate de la banca española. De hecho, la presión de Alemania se ha disparado para que España solicite la ayuda este mismo fin de semana, antes de que las elecciones griegas del próximo 17 de junio puedan inyectar aún más incertidumbre sobre la solidez del proyecto europeo. Y desde el Gobierno se insiste en recordar que la decisión no se tomará hasta conocer el resultado de las auditorías a la banca, para lo que el informe del FMI servirá de referencia indiscutible. De hecho, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha asegurado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que no habrá una decisión sobre las necesidades de capital del sector hasta que no se conozcan los informes.

El escenario base que maneja el FMI, y que resulta en un déficit de capital del sistema de 33.000 millones de euros, se ciñe a la situación que resulta de cumplir con las exigencias de los dos decretos de saneamientos y no contempla las provisiones por préstamos hipotecarios, a pymes o de consumo, que surgirían de someter la cartera a una situación de estrés que tenga en cuenta el impacto del deterioro económico y del alza de la morosidad. Así, un escenario económico más severo será la verdadera referencia para calcular la necesidad de capital de la banca y elevará de forma notable la factura de 33.000 millones que surge del escenario base del FMI, hasta casi duplicarla según algunas fuentes.

Los resultados de los trabajos de Oliver Wyman y Roland Berger se conocerán a más tardar el próximo 21 de junio. "Con dichos ejercicios se obtendrán unos órdenes de magnitud de las necesidades agregadas del sistema para hacer rfente al escenario estresado y los grupos de entidades que son más vulnerables a tal escenario", añade el regulador.

Tras estos dos informes, que serán "independientes, ya que las consultoras realizan sus trabajos sin relación entre sí", utilizando sus propias metodologías y modelos, apunta el Banco de España, se conocerán los resultados de una segunda auditoría. Es la que realizan Deloitte, PwC, Ernst & Young y KPMG, con un análisis individualizado y detallado de las carteras crediticias, que valorarán el riesgo y su grado de provisión y de la que podrían surgir nuevas necesidades de saneamientos. El resultado de estos trabajos deberá estar disponible el próximo 31 de julio.

A partir de esa fecha y en función de los resultados que se conozcan sobre el sector financiero, el Banco de España "exigirá, en su caso, las correspondientes necesidades de capital y o provisiones de las entidades". Es decir, que en agosto la banca podría enfrentarse a una tercera ronda de provisiones e inyecciones de capital, si los resultados de las auditorias así lo exigen.