El índice recupera el 2,10% y la prima de riesgo baja a 460

El Ibex toma impulso con el apoyo de los 'blue chips'

El Ibex ha cerrado la sesión con un alza del 2,10%, en una sesión de calma en todos los mercados. El sector bancario y las subidas de Inditex y Telefónica ayudaron al índice a recuperar los 6.600 puntos. La prima de riesgo ha caído hasta los 460 puntos básicos. El Tesoro ha emitido en la última subasta algo más del máximo previsto, pero a mayor coste.

Sesión de calma en los mercados después de varias jornadas de volatilidad. El Ibex cerró con un alza del 2,10% y recuperó los 6661,30 puntos. Santander, junto con BBVA, Iberdrola y Telefónica fueron los artífices del rebote del indicador, que ha sido el mayor en casi dos semanas. El problema es que se ha producido con un volumen de contratación bajo.

La renta fija también cotizó con sosiego; la prima de riesgo pasó en una sesión de 485 a 460 puntos básicos. El Tesoro adjudicó en el mercado deuda por un importe algo superior a lo previsto, (2.526 millones de euros), aunque a cambio de pagar un mayor interés.

Los mercados europeos, y en especial el Ibex, llega así a la víspera de la cumbre de la UE con mejor tono y bajo la cofianza de que se sienten las bases por el crecimiento.

IBEX 35 9.225,60 -0,04%

La Bolsa salió adelante a pesar de un informe crítico de Goldman Sachs sobre el sector financiero y la rebaja de recomendación en la mayoría de las entidades españolas, así como las negativas previsiones de la OCDE, que augura recesión para la economía en 2013, además de pronosticar que se incumplirá el objetivo de déficit y que el desempleo alcanzará el 25,3% el próximo año.

La preocupante situación de España ha llegado a alertar a Estados Unidos. Barack Obama ha animado al BCE a emprender una nueva campaña de compra de bonos que permitan a la deuda de los países periféricos aliviar sus tensiones.

Por otro lado, según un informe del Instituto Internacional de Finanzas (IIF) las pérdidas de la banca española podrían situarse entre los 218.000 y 260.000 millones de euros, y necesitarían una inyección de capital extra de entre 50.000 y 60.000 millones.