Prevé nuevas caídas para Popular y Bankinter

Goldman prevé que reforma lleve a pérdidas a Popular y Banesto

Los analistas de Goldman Sachs creen que la nueva reforma financiera y el castigo sufrido por la banca española cotizada en las últimas semanas tendrán secuelas permanentes en sus acciones. Además de rebajar el precio objetivo del gruesgo de las entidades cotizadas, Goldman prevé que los nuevos saneamietnos lleven a pérdidas a Popular y Banesto, y engullan prácticamente todo el beneficio de CaixaBank.

Fachada del edificio de Goldman Sachs.
Fachada del edificio de Goldman Sachs.

Los analistas de Goldman Sachs estiman que la nueva reforma del sector financiera impulsada por el Gobierno, que eleva la provisión de créditos sanos al ladrillo hasta el 30%, tendrá un coste de unos 13.000 millones de euros para el sector frente a los 15.000 que calcula el Ejecutivo. El impacto de la medida, así como el fuerte castigo al que se han visto sometidas las acciones de las distintas entidades, tendrá un efectivo negativo para sus resultados y su cotización futura, argumentan desde Goldman, que ha rebajado el precio objetivo que dan a los grandes valores financieros de España.

El nuevo decreto de la reforma financiera "empujará al territorio de las pérdidas" a Banco Popular y a Banesto, según los analistas del banco de inversión. CaixaBank, a su vez, verá consumido prácticamente todo su beneficio -caería un 94%- al cubrir el nuevo esfuerzo de saneamiento inmobiliario. Bien es cierto, por otra parte, que el documento no tiene en cuenta la posiblidad de Popular y CaixaBank de acometer las nuevas provisiones en dos años, en lugar de en uno, como está contemplado en caso de fusión (con Pastor uno, con Banca Cívica el otro. De hecho, fuentes de Popular descartan ya que la entidad corra el riesgo de entrar en pérdidas.

Banesto, por su parte, cuenta con el grupo Santander detrás que junto a BBVA siguen siendo las mejores apuestas del sector, según Goldman, por su diversificación geográfica. Tampoco estas entidades, sin embargo, se librarán del impacto de los nuevos saneamientos que supondrán una caída de beneficios del 22% para el primero y del 40% para el segundo, siempre según el informe de Goldman.

Rebajas del precio objetivo

Del lado de la valoración bursátil, el informe marca un precio objetivo de 7,20 euros para Santander en lugar de los 7,50 que daban antes (si bien sigue siendo una importante subida en comparación al cierre del lunes, en los 4,53 euros). El salto para BBVA es aún mayor, con un precio previsto de 7,55 euros frente a los 8,15 de los informes anteriores (y una cotización de 4,90 euros al cierre de la sesión de ayer).

El escenario se repite para la banca mediana, con una rebaja a 2,90 euros en el precio de CaixaBank desde los 3,05 previstos en informes previos (2,24 euros ayer), o un precio de 3,60 para Banesto, 30 céntimos por debajo de la marca anterior (2,83 en la jornada del lunes). Solo Banco Sabadell se salva de la quema y ve crecer su precio objetivo hasta los 2,10 euros desde los 2,05 anteriores (1,5, el lunes).

La peor parte, sin embargo, se la llevan Banco Popular y Bankinter, entidades para las que el precio objetivo marcado por Goldman Sachs es menor que el de su cotización actual. O lo que es lo mismo, los analistas del banco de inversión esperan que la pesadilla bursátil continué para estas dos firmas.

En concreto, el precio objetivo para Banco Popular es de 1,85 euros frente a los 1,91 en que cerró la acción el lunes. Para Bankinter, de otra parte, la estimación es un precio de 2,70 euros por acción, mientras que el valor aún se encontraba el lunes en la cota de los 2,97 euros.

El nuevo varapalo al sector financiero español por parte de uno de los gigantes internacionales del mundo de la inversión llega solo cinco días después de que la agencia de calificación de riesgo Moody's rebajara de forma generalizada el rating de las entidades del país, incluidas el Banco Santander, BBVA, CaixaBank y La Caixa, así como de la filial del Banco Santander en Reino Unido