Admite que se trabaja en una dolorosa reforma del sector público

El Gobierno pide al BCE que baje tipos para evitar un presupuesto aún más duro en 2013

El Gobierno insiste en pedir al BCE que intervenga para frenar la desconfianza que continúa generando la economía española. Después de reclamar que compre deuda, fuentes del PP anunciaron hoy que debería rebajar los tipos de interés un cuarto de punto para evitar de ese modo un presupuesto aún más duro en 2013. Estas mismas fuentes reconocieron que si la desconfianza se mantiene y la prima de riesgo continúa en los niveles actuales, el Ejecutivo trabaja ya en las cuentas de 2013, que podrían incluir una "dolorosa" reforma del sector público, que incluiría destrucción de empleo.

Desde el Partido Popular explican que una rebaja del precio oficial del dinero convertiría a la zona euro en un área más competitiva a nivel mundial, lo que impulsaría el comercio y la actividad económica. Y es que estas fuentes admiten que pese a que España "ha hecho todos sus deberes, es evidente que no ha funcionado y no ha recuperado la confianza de los mercados".

Ante esta situación, los máximos responsables del partido del Gobierno reconocen que habrá que seguir con las reformas pendientes, tales como la energética, la educativa o la del sector público.

En este último aspecto, las mismas fuentes aseguran que se trabaja ya en la elaboración de los presupuestos para 2013. Las cuentas podrían incluir una "dolorosa" reforma de la Administración, entendiendo como tal un ajuste que podría llevar aparejado el despido de funcionarios.

Asimismo, el PP adelanta que está también en estado avanzado la elaboración de una ley que promueva un mercado único sin trabas.