Secretos de despacho

Minimalismo con toque deportivo en You First Sports

El exjugador Juan Aísa dirige una firma con 500 representados

En el baloncesto es más común que en el fútbol terminar una carrera universitaria. Pero no es nada frecuente dejar luego una fuente de ingresos elevada y segura para lanzarse al emprendimiento. A Juan Aísa (Madrid, 1971), desde luego, le ha ido bastante bien; el exjugador del Real Madrid y del Estudiantes colgó las zapatillas a los 29 años, entró para un posgrado en IESE tras terminar la carrera de Empresariales y creó una firma de servicios deportivos que hoy tiene 500 representados -dos tercios de básquet y uno de fútbol- y oficinas en cuatro continentes.

"Miguel Alfageme, Regino López Olivares y yo creamos la empresa con la idea de que las agencias de representación europeas no daban un servicio tan completo como las estadounidenses. Queríamos ofrecer una estructura de servicios más allá de la carrera deportiva, con especialistas en cada área", explica Aísa. Efectivamente, entre las opciones para un cliente de You First Sports están que la agencia le ofrezca, con sus propios equipos internos, asesoría fiscal, legal, en temas de comunicación, de búsqueda de patrocinadores...

Aunque, para Aísa, el elemento clave está en la asesoría patrimonial: "Yo también tuve 20 años, y cuando eres un deportista de élite, te sientes todopoderoso, casi inmortal. No tienes tampoco mucha experiencia en la vida y cometes errores. Queremos que nuestros clientes se den cuenta de que deben pensar en el después. Trabajamos con entidades de confianza que conocen a este tipo de clientes. Y apostamos siempre por un enfoque conservador, porque el deportista ya corre suficientes riesgos con su propia carrera. Una vez termine, puede dedicar formación y tiempo a gestionar su dinero de forma más agresiva".

Como cabe imaginar, esos servicios integrales suponen a veces esfuerzos casi más allá del deber: "Sí, se dan casos como que nos llamen para arreglar disputas con su mujer. O que les organicemos las vacaciones. Por todo ello, la gente que trabaja aquí está obligada a tener una gran flexibilidad de horarios. Es una profesión preciosa, en la que puedes estar en contacto desde dentro con los deportes que disfrutas, pero a cambio los fines de semana suelen suponer partidos, llamadas..."

En el caso de Aísa, también continuos viajes, para mantener el contacto con los clientes más exigentes, negociar con clubes o pasar por sus delegaciones en Estados Unidos, México, Argentina, Italia, Senegal, China... "El sector ha bajado bastante en los últimos dos o tres años en España, y aún queda un periodo de corrección, pero seguimos teniendo aquí la parte principal del negocio. Nuestra idea es reducirla a menos del 50% en un plazo corto, gracias al crecimiento fuera". Entre los proyectos, la implantación en Brasil, con una liga de fútbol cada vez más fuerte, o incrementar su presencia en la NBA, donde gracias a su acuerdo con el agente independiente Andy Miller dan servicio a 30 jugadores; son, según el ranking oficial de la liga, la sexta agencia en importancia en la competición.

Aísa, cuyo minimalista despacho madrileño se encuentra en un céntrico chalé que su firma ocupa por completo, reconoce que cualquier agente prefiere sumar clientes desde las categorías de promoción: el 80% de su cartera está formada por deportistas a los que han seguido desde que eran juveniles. Parte de los 80 empleados de la empresa se dedica precisamente a buscar perlas en los equipos de aficionados.

Además, You First Sports se dedica a la asesoría de empresas que busquen promocionarse a través del patrocinio deportivo: "Les aconsejamos sobre la competición que más se ajuste a sus necesidades. Y luego les informamos del impacto que han obtenido". De esta forma, han gestionado patrocinios para Telefónica, Amadeus, Pepe Jeans o incluso empresas chinas que firmaron con Lionel Messi.

Sin recuerdos a la vista

Es habitual que existan aficionados a cualquier deporte que pueden enumerar con más facilidad las hazañas de sus héroes que ellos mismos. En esa línea, muchos exdeportistas no exhiben recuerdos materiales de lo que consideran una etapa pasada de su vida, como es el caso de Juan Aísa.

Héroe en dos de las tres únicas ocasiones en que el Estudiantes ha ganado la Copa -incluyendo un triple con el que eliminó al eterno rival, el Real Madrid, en 1992-, campeón de la Liga francesa con Pau Orthez en 1999... No hay ni un solo detalle sobre esos éxitos en su despacho, "y creo que solo una foto a la vista en mi casa. Como puede verse, soy bastante ascético en lo que respecta a la decoración".

De hecho, reconoce que estuvo años sin jugar al baloncesto después de su prematura retirada, cuando decidió centrarse en su carrera como gestor. "Después de hacer algo muy bien, te resulta un poco desagradable cuando lo haces mal. Solo en los últimos años he vuelto a jugar algunas pachanguitas con los amigos". De hecho, un balón sin valor sentimental, simplemente para jugar, es casi el único detalle personal del despacho. "En realidad, lo uso para botarlo y manosearlo cuando estoy concentrado".

Disfrutar de sus cuatro hijos, de seis años el mayor, le absorbe todo el tiempo libre. Cuando tiene algún hueco lo dedica en gran parte a seguir a Bob Dylan, del que sí atesora memorabilia.