La infraestructura terrestre tendría un valor de 15.000 millones de euros

Telecom Italia planea vender su telefonía fija para reducir deuda

Telecom Italia está estudiando segregar su negocio de telefonía fija y vender parte del capital de esta nueva compañía, que tendría una valoración global de 15.000 millones de euros. El objetivo de la operadora, participada por Telefónica, sería reducir su deuda y captar nuevos recursos para acelerar las inversiones en las redes de fibra óptica.

Telecom Italia planea vender su telefonía fija para reducir deuda
Telecom Italia planea vender su telefonía fija para reducir deuda

El presidente ejecutivo de Telecom Italia, Franco Bernabè, sacudió ayer a la industria europea de las telecomunicaciones al anunciar que la compañía está estudiando segregar el negocio de la telefonía fija. Sin duda, un cambio en toda regla porque, hasta ahora, la compañía había considerado este negocio como estratégico.

"Es una de las alternativas estratégicas que estamos analizando como fórmula para incrementar el valor de la compañía", dijo Bernabè al diario Il Sole 24 Ore. La operadora, no obstante, admite que la regulación debería adaptarse para facilitar estas operaciones corporativas.

El objetivo de Telecom Italia, compañía participada en cerca de un 10% por la española Telefónica desde el año 2007 (a través del holding Telco, junto a entidades financieras locales como Intesa Sanpaolo y Generali), pasaría por captar en torno a 4.000 millones de euros con esta operación, que incluiría la venta de parte del capital de la nueva sociedad filial de la que colgaría la telefonía fija.

Valor de la red

En este momento, la operadora transalpina valora su red de infraestructura terrestre en cerca de 15.000 millones de euros. Actualmente, la capitalización bursátil de Telecom Italia ronda los 16.000 millones, lo que implicaría que, con estos planes, la teleco estaría tratando de mostrar que, al sumar sus distintos negocios separados, su valor sería superior.

En este sentido, una cuestión complicada sería saber quiénes serían los interesados en comprar estos activos; más en un momento complicado como el actual. Telecom Italia registró en 2011 unas pérdidas de 4.730 millones de euros tras provisionar 7.300 millones para hacer frente a la pérdida de valor de su negocio doméstico, como consecuencia de la larga crisis económica.

Una opción que maneja Telecom Italia en esta dirección sería la venta de la red de telefonía fija a la entidad financiera estatal Cassa Depositi e Prestiti. En cualquier caso, las opciones están abiertas.

En definitiva, con estos movimientos, la operadora transalpina estaría tratando de captar fondos para nuevas inversiones en redes de fibra óptica o bien para reducir deuda, uno de los pilares de la estrategia introducida por Franco Bernabè y que parece no haber dado los frutos esperados. Y es que Telecom Italia cerró 2011 con una deuda financiera neta de 30.819 millones de euros, apenas un 4% menos que a la conclusión del ejercicio anterior.

La red de telefonía fija de Telecom Italia tiene 112 millones de kilómetros. Asimismo, tiene 15 millones de conexiones minoristas, de los que 7,2 millones incluyen acceso a internet por banda ancha. La compañía compite en los distintos segmentos de este negocio con operadoras como Vodafone Teletu, Infostrada, Fastweb, BT y Tiscali.

Los ingresos de su negocio en Italia (incluyendo tanto el fijo como el móvil) bajaron un 5,2% hasta 19.000 millones, mientras que el ebitda se redujo en un 1,6% hasta 9.243 millones.

Evolución en Bolsa

Con estos planes de reestructuración, la cúpula directiva de la empresa transalpina estaría tratando de dar un impulso al valor de las acciones. En el último año, los títulos de Telecom Italia acumulan un retroceso del 21%.

Durante los últimos tiempos, Brasil se ha convertido en el pilar de crecimiento de la compañía. Durante 2011 sus ingresos en el país sudamericano aumentaron en un 18% hasta 7.343 millones de euros. En estos momentos, Brasil supone ya la cuarta parte de los ingresos de la operadora.

Sacudida en Eircom

Telecom Italia no es el único exmonopolio en momento de profundo cambio. La irlandesa Eircom presentó concurso de acreedores ante los tribunales la pasada semana para poder defenderse y reestructurar su actual deuda de 3.800 millones de euros.

El antecedente de Verizon en EE UU

Telecom Italia no sería la primera operadora en segregar y vender su negocio de telefonía fija. Así, por ejemplo, en 2010 la estadounidense Verizon aprobó la segregación de sus líneas fijas en un total de 14 estados norteamericanos.

La operadora, posteriormente, vendió estos activos a la compañía Frontier Communications por un total de 8.600 millones de dólares. Tras esta operación, esta última empresa pasó a convertirse en la mayor operadora de EE UU en el ámbito rural.

Ahora bien, en otros casos las compañías de telecomunicaciones optaron por segregar otros activos como los móviles. Ese fue el caso, por ejemplo, de BT, que decidió separar su negocio móvil. La nueva compañía, posteriormente pasaría a denominarse O2, y más tarde llegaría a manos de Telefónica, su actual propietaria.