Guerra de precios

Iberia Express empata en tarifas con Easyjet y pierde con Ryanair

La puesta en marcha de la nueva aerolínea de Iberia endurece la guerra de tarifas entre las aerolíenas de bajo coste.

Todas las comparaciones son odiosas y más si se establece entre tarifas aéreas. Los modernos sistemas de venta de servicios y billetes de avión se sustentan en técnicas de subastas inversas y en la cabina de un aparato cada viajero puede haber pagado una tarifa distinta con una diferencia de hasta el 70% entre la más noble y la más económica.

El nacimiento de Iberia Express, el pasado domingo día 25 de marzo, con la enorme polémica desatada, ha generado curiosidad por averiguar si la nueva filial de la mayor aerolínea española ofrecerá, entre sus precios baratos, una oferta que pueda ser competitiva en relación con las compañías low cost que, a base de tirar precios, se están haciendo con el mercado nacional: Ryanair, Easyjet y Vueling.

A poco menos de una semana del inicio de su operación es imposible dar un veredicto definitivo. Sin embargo, y aunque el tiempo pueda desmentirlo, parece que Iberia Express, en sus tarifas más económicas (Express y Estándar) ha logrado empatar con Easyjet, aunque todavía queda lejos de Ryanair.

Silvia Mosquera, la directora comercial de Iberia Express, afirma que la comparación de los precios de su recién entrenada empresa con los de las otras aerolíneas "no es una misión sencilla". La primera razón de esta dificultad es que Express tiene algunas plazas reservadas para billetes punto a punto (la especialidad de la operación de las empresas de bajo coste), pero a diferencia de ellas, "el 50% de nuestros pasajeros embarcan en viajes en los que está prevista una conexión".

Afirma, por otra parte, que la cabina de Express "no es única, sino que cuenta con un espacio reservado para los servicios y pasajeros de negocios. A estos viajeros se les ofrecen salas VIP, acceso rápido y preferente por los filtros de seguridad, servicio a bordo, etc.

Mosquera recuerda que los únicos sistemas de venta directos que controla Express son su nueva web y el centro de llamadas. Sus vuelos también están abiertos a los canales tradicionales por los que se distribuye la oferta de su matriz. Explica que los precios de una aerolínea varían de manera continua "en función de las tarifas que ofrecen los competidores y de la ocupación que logras en tus propios aviones; por ello en algunos casos seremos más baratos que la competencia y en otros estaremos por encima".

Otro elemento que dificulta la comparación entre Express y las otras low cost es el programa de rutas. Las coincidencias en una misma línea, al menos en estos primeros compases de la operación de Express, es escasa.

De manera provisional, durante este verano, la filial de Iberia competirá en las rutas entre Madrid e Ibiza y Madrid y Mahón con Vueling, la empresa de vuelos baratos de su mismo grupo. En los tráficos nacionales, Express coincide con Ryanair en los vuelos con salida en Madrid y destino en Lanzarote, Fuerteventura, Ibiza, Mahón y Palma de Mallorca. Con Easyjet la competencia se establece en los vuelos entre Madrid y Mahón y Madrid e Ibiza.

En las rutas internacionales Express peleará con Ryanair en vuelos entre Madrid- Dublín y Madrid-Amsterdam y con Easyjet en las rutas desde la capital de España y los aeropuertos de Nápoles y Amsterdam.

Una peculiaridad de la oferta de Express en su web es que una buena parte de los asientos que se ofertan ya están adjudicados a los vuelos de conexión, por lo que existe alguna dificultad para que el viajero punto a punto consiga siempre el billete en la fecha que desea.