El PIB caerá el 0,5% en la zona euro

El BCE cierra el grifo de la liquidez y pasa la pelota a Gobiernos y bancos

El presidente del BCE, Mario Draghi, no quiso descartar ayer de plano una tercera ronda de liquidez, pero aseguró que "la pelota está ahora en el tejado de los Gobiernos y los bancos". El BCE mantuvo los tipos en el 1%.

El BCE cierra el grifo de la liquidez y pasa la pelota a Gobiernos y bancos
El BCE cierra el grifo de la liquidez y pasa la pelota a Gobiernos y bancos

El presidente del BCE, Mario Draghi, valoró ayer las dos inyecciones de liquidez de diciembre y febrero como "un éxito incuestionable". Draghi no quiso cerrar la puerta a una tercera ronda, pero no se mostró particularmente favorable. "Vemos signos de retorno de la confianza en el mercado financiero (...). Las subastas han eliminado riesgos de liquidez y ahora la pelota está en el tejado de los Gobiernos y los bancos para apoyar la reactivación de la economía, especialmente en el lado de los bancos", afirmó.

Draghi justificó las dos megasubastas de liquidez al apuntar que, por primera vez en la historia del euro, se habían sucedido dos meses de caídas en el volumen de préstamos concedidos. Ante la pregunta de si la entidad tiene ya resultados, es decir, si le consta que los bancos están aumentando los créditos a la economía real, el presidente del BCE respondió que "aún es pronto" pero que los datos provisionales, "muestran un ligero aumento". En todo caso, reconoció que las inyecciones de liquidez han tenido unos efectos "muy poderosos, pero a la vez muy complejos que habrá que estudiar cuidadosamente". A su vez, con el dinero barato del BCE (1%) estos mismos bancos han acudido a las recientes emisiones del Tesoro de sus respectivos Estados, aliviando la presión sobre en el mercado de deuda pública, pero también sacando jugosas contrapartidas en el llamado carry trade. En la subasta de liquidez a tres años de febrero prestó la cantidad récord de más de medio billón de euros a 800 bancos de la zona euro, de los que 460 fueron alemanes.

El responsable del BCE insistió en el papel que ahora deben jugar los Gobiernos y los bancos. "El mercado interbancario estaba cerrado y ahora está abierto (...). Pero la política monetaria no puede hacerlo todo. Los Gobiernos deben llevar a cabo las reformas estructurales y la consolidación fiscal; los bancos han de fortalecer sus balances", explicó Draghi.

El BCE revisó ayer a la baja las previsiones de crecimiento de la región (ahora prevé una caída del 0,5% frente a la horquilla que fijó en diciembre de entre el -0,4% y el 1%), si bien Draghi indicó que los datos de actividad recabados desde febrero "confirman la recuperación" de la actividad. Para 2013 prevé un estancamiento del PIB, lo que en la práctica supone una mejora.

Riesgos inflacionistas

En el lado de los riesgos, Draghi avisó sobre la presión inflacionaria, sobre todo por los precios del petróleo y la subida de los impuestos indirectos. La consecuencia será que la inflación se mantenga por encima del 2% todo el año.

Desde la llegada de Mario Draghi a la presidencia del organismo emisor el mercado ha sido testigo de dos rebajas consecutivas de los tipos de interés que han supuesto un cambio de dirección en la política monetaria de la eurozona.

Respecto a la crisis helena, la autoridad monetaria indicó que no hay plan B para una eventual salida del euro de Grecia. "Tener un plan B sería reconocer una derrota de antemano", afirmó Draghi en la conferencia. Añadió que volverá a aceptar bonos griegos como colateral (títulos que presentan los bancos para tener acceso a la liquidez del BCE).

Sobre el aumento del objetivo del déficit de España, Draghi señaló que no quiere valorar estos cambios de forma "prematura". Sin embargo, afirmó que hay cierto "diálogo" sobre estas cifras entre el Gobierno de Mariano Rajoy y la Comisión Europea y aseguró que estos datos se conocerán a finales de mes o principios de abril.