Según la compañía es un asunto urgente

Enel rechaza una quita del déficit y pide aumentos de tarifa en España

Para resolver el déficit eléctrico, las tarifas deberán subir hasta un 20% en dos años, y siempre que no se tomen otras medidas. Así lo considero ayer Enel durante la revisión de su plan estratégico quinquenal, marcado por la crisis de la demanda.

Enel rechaza una quita del déficit y pide aumentos de tarifa en España
Enel rechaza una quita del déficit y pide aumentos de tarifa en España

El consejero delegado de Enel, Fulvio Conti, aseguró ayer en Roma que "el sector eléctrico español ya ha pagado su precio", en referencia al déficit de tarifa, y añadió que un hipotético sacrificio se debe traducir en subidas de la factura. El consejero delegado de Endesa, Andrea Brentan, precisó: "técnicamente, siempre que no se tome ninguna medida, la TUR debería subir entre un 15% y un 20% en dos años". Y reiteró algunas de las medidas que la eléctrica, controlada en un 92% por Enel, ha propuesto al Gobierno, como el céntimo verde o destinar los ingresos por los derechos de CO2 a financiar las renovables.

Brentan consideró que el problema "es una prioridad del Gobierno" y que los "dos próximos meses serán muy críticos". Por su parte, su presidente, Borja Prado, abundó en la idea, al pedir "subidas ordenadas". Los máximos ejecutivos de Enel y Endesa hicieron estas declaraciones en la presentación del plan estratégico del grupo y las cuentas de 2011, que se saldaron con una caída del beneficio neto del grupo del 5,5% (4.148 millones). Prado descartó la posibilidad de una quita de la deuda, una medida que, su opinión, "no es discutible" y que no cree "que el Gobierno este planteándose".

Dijo entender las dificultades del Ejecutivo, con el que dijo tener "unas relaciones superfluidas", y aplaudió medidas como la moratoria de las renovables y la prórroga de Garoña. Opinó que el eléctrico "es de los pocos sectores, por no decir el único, que queda sano en España y hay que tener cuidado con el", pues es un motor económico. En tanto se encuentra una solución, Conti pidió que se mantengan las emisiones del déficit, del que Endesa financia el 52%.

Enel anunció ayer la revisión anual de su plan estratégico quinquenal (2012-216), en el que figuran hasta el final del periodo unas inversiones totales de 27.000 millones de euros. Esto supone rebajar en 4.000 millones las previsiones del plan presentado hace un año (31.000 millones), de los cuales, 3.000 millones corresponden a España e Italia. Para el conjunto de Endesa, gracias a sus filiales latinoamericanas, las inversiones crecen, al pasar de 10.300 millones a 10.700 (que se reparte por primera vez al 50% entre las dos áreas).

El ebitda de Enel, que aumento un 1,4% en 2011, hasta 17.717 millones, sumará 19.000 millones en 2016, según el plan estratégico. Sin embargo, como consecuencia de la crisis de la demanda en los mercados maduros en los que opera, (Italia y España), el ebitda sufrirá una inflexión: 16.500 millones en el grupo, casi un 7% menos que en 2011, y 3.300 millones en Endesa, un 3,6% menos.

Con un endeudamiento de 44.629 millones a diciembre, un 0,7% respecto al año anterior, Enel prevé reducirlo a 43.000 millones este año, hasta llegar a 30.000 millones en 2016. La italiana sigue arrastrando la deuda derivada de la compra de Endesa.

La polémica por Salgado

En la rueda de prensa celebrada ayer en Roma surgió un tema no exento de polémica: el reciente nombramiento de la exvicepresidenta económica, Elena Salgado, como consejera de la filial de Endesa Chilectra. El presidente de la eléctrica española, Borja Prado, aseguro que si Endesa le ha hecho "este ofrecimiento a Doña Elena Salgado" es porque considera que "su experiencia y formación industrial y en el sector energético es grande" y puede "aportarla a nuestro grupo".

Según Prado, Endesa no "va a hacer nada fuera de la legalidad y ha solicitado los permisos pertinentes", en relación a una supuesta incompatibilidad de Salgado. En este sentido señaló que "ocho ministerios han respondido ya afirmativamente" y rechazo que el nombramiento afecte a la reputación de Endesa. "No hemos recibido ningún mensaje negativo al respecto", subrayó.

En cuanto a las posibles desinversiones, fijadas en 1.800 millones en el plan estratégico, afectarán también al perímetro de Endesa; pero en cualquier caso serán de activos no estratégicos.