Cuatro años después de que el país se declarase en bancarrota

Fitch premia a Islandia y le saca del 'bono basura'

La agencia de rating ha elevado la calificación crediticia de Islandia en un escalón. Ha pasado del BB+ a BBB-, es decir, la deuda islandesa ya no es considerada como bono basura y vuelve al grado, más bajo, de inversión.

"La decisión responde a los progresos de Islandia en la recuperación de sus índices macroeconómicos, gracias a reformas estructurales que han reforzado su solvencia", ha señalado un portavoz de Fitch. La economía islandesa creció un 4,7% en el tercer trimestre de 2011, su mayor ritmo desde que suspendiera pagos en 2008.

El premio a las fianzas islandesas afecta, eso sí, sólo a la deuda pública emitida en divisa extranjera. La proporción correspondiente a moneda nacional se mantiene rebajada al nivel de bono basura. Islandia decidió hace cuatro años, previa consulta en dos referendums, que no haría frente a la deuda que sus bancos dejaron con sus quiebras. Lo que provocó que el Estado se viera obligado a llevar a cabo una dura devaluación de su divisa.

No se trata del primer reconocimiento de las agencias de rating al camino seguido por Islandia para solucionar su crisis de deuda. En noviembre del año pasado, Standard & Poor?s mejoró la perspectiva de Islandia de negativa a estable manteniendo el rating en BBB-, el que ahora le ha otorgado Fitch.