El Congreso convalida el real decreto de reforma financiera

Guindos eleva a 52.000 millones las necesidades de saneamientos de la banca

El Congreso de los Diputados ha convalidado el real decreto ley de reforma financiera, al contar la propuesta con los votos del Partido Popular y el PSOE, además de los de algunos partidos nacionalistas. El ministro de Economía, Luis de Gunidos, ha elevado a 52.000 millones la previsión de saneamientos para la banca española.

El Gobierno solo autorizará proyectos de fusión que demuestren ser viables
El Gobierno solo autorizará proyectos de fusión que demuestren ser viables

El Parlamento ha dado luz verde esta mañana al real decreto de reforma financiera, que implica la exigencia de saneamientos extraordinarios al sector bancario por 52.000 millones de euros (2.000 millones más de los calculados inicialmente por el Ministerio de Economía.

El PP ha contado con el apoyo del PSOE, además de varios grupo nacionalistas, para convalidar la nueva normativa, por lo que esta ha recibido el respaldo de más del 90% de la Cámara Baja. En contra de la iniciativa han votado Izquierda Unida, BNG, ERC, Compromis, Amaiur y Geroa Bai.

El ministro de Economía ha expuesto las líneas generales de la reforma financiera aprobada por el Gobierno el pasado día 3 y ha insistido en que el objetivo es conseguir un sistema financiero español "fuerte y solvente".

Durante su intervención en el Congreso de los Diputados, De Gunidos ha recordado la importancia de que se produzca un proceso de concentración en el sector que reduzca el número actual de entidades. "La presencia de un elevado número de entidades no garantiza la disponibilidad del crédito", ha apuntado Guindos. En su opinión, un menor número de entidades se bancos permitirá que el sector sea capaz de rivalizar en el mercado. Ha destacado además "la amplitud del apoyo político" con la que ha quedado aprobada la reforma financiera, un elemento fundamental, en su opinión, de cara a ganar credibilidad ante los mercados.

El ministro de Economía ha avanzado que las previsiones iniciales sobre el volumen de saneamiento de la banca española se han elevado en 2.000 millones. De Guindos apuntó a comienzos de enero que el sector requeriría 50.000 millones adicionales, mientras que hoy ha establecido que la cuantía total será de 52.000 millones.

De Guindos ha valorado también, el dato definitivo de PIB de 2011 conocido hoy y que muestra un descenso del 0,3%. "Este descenso pone de manifiesto que no ha habido recuperación de la economía en ningún momento desde el inicio de la crisis", ha admitido De Guindos.

El ministro ha recordado que las principales instituciones apuntan que el PIB español se contraerá este año un 1,5% y esta situación, "sin duda, también se verá reflejada en los indicadores del mrecado laboral español". De Guindos ha dicho además que estas previsiones contrastan "sensiblemente" con las del anterior Gobierno, que establecía crecimiento del PIB y creación de empleo.

Colocación "desleal" de participaciones preferentes

El portavoz económico del PSOE, Valeriano Gómez, aprovechó su intervención para solicitar al Gobierno que "pida cuentas a las entidades financieras que promovieron una colocación desleal de participaciones preferentes". Este tipo de título financiero fue muy utilizado en 2009 y 2010, pero su valor se ha depreciado notablemente desde entonces. Diversas asociaciones de pequeños inversores han denunciado que los bancos y cajas las colocaron como si se tratara de un producto de renta fija. Ahora, son muchas las entidades que están proponiendo canjes de preferentes por acciones.

Gómez también ha propuesto la creación de una subcomisión en el Congreso que realice un seguimiento pormenorizado de la reestructuración del sector financiero y, especialmente, del flujo de crédito por parte de aquellas entidades que han recibido apoyo público.

Entre los grupos nacionalistas, como CiU, PNV o BNG, una de las principales preocupaciones, expresadas en su intervención ante el pleno del Congreso, es la posibilidad de que las Comunidades Autónomas pierdan capacidad de influencia sobre las fundaciones que resultarán de la reconversión de cajas de ahorros desaparecidas.