El S&P sube un 60% en tres años y anula las pérdidas desatadas tras la caída de Lehman

Wall Street pisa el acelerador y amplía la brecha con Europa

Los problemas de Europa con la deuda soberana y la forma de hacer frente a la crisis lastran la evolución de las Bolsas, que ven como Wall Street avanza con paso firme dando prácticamente por amortizada la crisis. El S&P sube un 60% en los últimos tres años y ha anulado las pérdidas desatadas tras la quiebra de Lehman, mientras el Euro Stoxx repunta solo un 10%.

El derroche de alegría con el que la mayoría de los parqués europeos han arrancado 2012, de momento, no es suficiente para acabar con el pulso que las Bolsas del Viejo Continente mantienen con Wall Street impidiéndoles reducir el diferencial con el mercado estadounidense.

Y es que la crisis de deuda en Europa y las distintas políticas monetarias que se aplican a este y al otro lado del Atlántico están inclinando las preferencias de los inversores hacia la Bolsa estadounidense que en los últimos meses ha amortizado la crisis. Los índices americanos están viendo como se acortan distancias con los niveles más altos vistos el año pasado y acercándose a los máximos marcados antes de la quiebra de Lehman (está a solo un 11%).

En las últimas 52 semanas, el Dow Jones avanza un 5% al tiempo que los índices europeos cotizan en negativo. Mientras las Bolsas periféricas como España y Portugal sufren caídas cercanas al 20% en los últimos 12 meses, las pérdidas también se ceban con el Euro Stoxx, que cae un 17%. El Dax recorta un 7% y el FTSE, un 2%. Pero si miramos más allá, la distancia entre los índices del otro lado del Atlántico y de este se agranda mucho más. En los tres últimos años, el S&P se ha revalorizado un 60% mientras que el Euro Stoxx 50 lo ha hecho un 10%.

Soledad Pellón, analista de IG Markets, considera que la principal diferencia está en la forma de atajar las crisis en las dos regiones ya que "por un lado, la Fed ha sido más proclive a políticas monetarias más expansivas con dos rondas de inyecciones de liquidez que han favorecido las subidas de la renta variable en esos periodos y que han conseguido mejorar considerablemente los datos macroeconómicos del país". "En Europa, las medidas son más austeras lo que provoca serias recesiones", añade.

Por su parte, Rafael Romero, director de inversiones de Unicorp Patrimonio, comparte esta opinión al señalar que "los Gobiernos europeos han tenido que aumentar impuestos, reducir inversión y por tanto la economía va más lenta". Algo que ha sido así históricamente. "Si ves la evolución de las Bolsas a largo plazo, en momentos de caídas, las americanas caen con más rapidez pero la recuperación también suele ser más rápida gracias a ese mayor dinamismo en la toma de medidas económicas y eso se traslada al ámbito de las empresas", explica Javier Barrio, de BPI. Cuando estalló la crisis de las hipotecas subprime en 2007 se aplicaron políticas más severas que provocaron caídas drásticas de los precios de las viviendas y que luego tuvieron una recuperación también más rápida.

El lastre de la deuda

Precisamente, la brecha entre ambos mercados se abre hace un año cuando empezaron los problemas de Europa con la deuda soberana. Los expertos creen que hasta que estos problemas no queden resueltos, la renta variable no va a recuperarse. La solución podría llegar en los próximos meses, antes del verano, tal y como esperan los analistas. En los últimos días, los diferenciales de deuda de los países periféricos se han relajado, con la prima de España en torno a 330 puntos básicos. Las medidas llevadas a cabo por el BCE, entre las que destacan las subastas de liquidez, están siendo un soplo de aire fresco tanto para las Bolsas como para la deuda. "La situación ha mejorado a niveles de diferenciales que no veíamos desde hace meses pero aún queda mucho trabajo por hacer" explica Natalia Aguirre, directora de análisis de Renta 4.

Rafael Romero cree que estos cambios ya se están empezando a reflejar en las Bolsas ya que hay un aumento de la inversión en Europa y esto se traducirá en la previsible resolución del problema de Grecia eliminando incertidumbre con una subida gradual de las Bolsas.

El hándicap del elevado peso de la banca

La composición de los índices con más peso de algunos sectores es otra de las razones que ha aumentado la diferencia entre los distintos mercados. Fernando Hernández, responsable de gestión de Inversis Banco, cree que las diferencias entre las dos zonas geográficas se deben al elevado peso del sector financiero en Europa mientras que en EE UU no tiene tanta ponderación. Además, los bancos estadounidenses han registrado un comportamiento relativo mejor que los europeos.

Sin embargo, esta tendencia puede cambiar ya que, a juicio del gestor de Inversis, si el sector financiero se tranquiliza, las Bolsas europeas lo harán mejor que la estadounidense. Los bancos están en el ojo del huracán desde hace meses, no solo en España, en plena reforma del sector, sino en el resto de Europa ante las inyecciones de liquidez del BCE. La autoridad monetaria prestó casi medio billón de euros en la subasta de diciembre.

Otro motivo es que históricamente cuando en EE UU se celebran elecciones, las Bolsas suelen subir ya que el partido que está en el poder intenta esforzarse porque la economía marche a buen ritmo y los ciudadanos estén satisfechos. Javier Barrio, de BPI, considera que esta podría ser una de las razones que está haciendo que la bolsa estadounidense suba, aunque considera que también pesa la mejora de los indicadores económicos.

Máximos

El índice estadounidense S&P está a un paso de alcanzar los máximos de los últimos 12 meses y un 11% por encima del nivel que marcó tras la quiebra del gigante de la banca de inversión Lehman Brothers, el 15 de septiembre de 2008.