Ferrocarril

La gala SNCF y la alemana DB toman ventaja a Renfe para operar trenes en Reino Unido

A finales de la semana pasada terminó el plazo para presentar la documentación del concurso para operar la Great Western Main Line, la línea que conecta Londres con el oeste del país hasta Gales. Es la más importante de las tres franquicias a las que se presenta Renfe en Reino Unido porque, si gana, operaría durante 15 años una de las arterias ferroviarias del país, una línea que ganó el año pasado 750 millones de libras (casi 900 millones de euros). El resultado se fallará a finales de 2012 pero la española tiene pocas posibilidades.

No se conocen todos sus competidores en la carrera porque el Ministerio de Transportes británico tiene como norma no dar a conocer el nombre de los contendientes "por no perjudicar la marca de quienes pierdan", asegura un portavoz del ministerio. Sin embargo, grandes empresas han anunciado su intención de participar.

Competirán con Renfe las dos principales compañías de transporte británicas (First Group y Stagecoach, cuya sección ferroviaria es Virgin Train). Y también otras dos operadoras estatales extranjeras: la francesa SNCF y la alemana DB. También se presentará MTR, la compañía propiedad del Gobierno de Hong Kong. Las británicas son favoritas en esta carrera y su punto fuerte es evidente: tanto una como otra ya tienen gran experiencia gestionando líneas de ferrocarril en el país.

Mejores expectativas

La ventaja de las operadoras estatales francesa y alemana consiste en que ya tienen un pie en el país. Tanto SNCF como DB han comprado compañías subsidiarias británicas, Keolis y Abellio, respectivamente, lo que mejora sus expectativas. Precisamente Abellio se convirtió el año pasado en el primer competidor extranjero en ganar un concurso ferroviario en Reino Unido, un contrato de dos años para operar la línea Greater Anglia.

Renfe ha dicho que presentará sus credenciales para otros dos concursos que están ya abiertos, el de la línea de cercanías londinense C2C, cuyo plazo para presentarse vence en mayo de 2013, y el Thameslink, que opera tráficos regionales y de cercanías en el área metropolitana de Londres, cuyo plazo termina en septiembre de 2013.

El Gobierno británico ha anunciado que en los próximos tres años renovará los operadores de más de la mitad de sus 19 franquicias ferroviarias y la española ha anunciado que su intención es presentarse a todas ellas.