Niega presiones del Gobierno para unirse a CaixaBank

Rato prevé cumplir sin fusión ni ayudas las exigencias de saneamiento

El presidente de Bankia, Rodrigo Rato, ha anunciado que la entidad podrá cumplir sin fusiones ni ayudas con las exigencias de saneamiento que impone la reforma financiera, que tiene un impacto total sobre el grupo BFA, y su filial cotizada Bankia, de 5.070 millones. Rato ha negado haber recibido presiones del Gobierno para unirse a CaixaBank.

Rato ha despejado hoy la gran incógnita que pesaba sobre la tercera mayor entidad financiera española. El grupo Banco Financiero y de Ahorros, que incluye a la filial cotizada Bankia y a su matriz BFA 8en la que se incluyen participadas industriales y buena parte de los riesgos a promotores inmobiliarios, en especial el suelo) deberá afrontar exigencias por 5.070 millones de euros por la reforma financiera que aprobó el Gobierno el viernes pasado. En concreto, serán necesarias 3.396 millones en provisiones brutas más 1.674 millones de euros a cargo de recursos propios. Y una vez descontado el esfuerzo en saneamiento con cargo a 2011, por 1.139 millones de euros, las provisiones pendientes para 2012 quedan en 2.257 millones de euros.

Por el lado del capital, BFA asegura que cuenta con una capacidad de generación de capital por 8.000 millones de euros, lo que avala la afirmación de Rato de que el grupo financiero podrá cumplir con las exigencias sin necesidad de ayudas. La entidad cuenta para ello con la propia generación de resultados, con la venta de activos no estratégicos, con la optimización de los activos ponderados por riesgo y con la conversión de preferentes y otros instrumentos híbridos, susceptibles de ser recursos propios de primera categoría. Así, Bankia cuenta con preferentes por 4.000 millones de euros.

Fainé

El presidente de Bankia ha negado en la rueda de prensa de resultados haber recibido presiones del Gobierno para acometer una fusión entre Bankia y CaixaBank, una posibilidad con la que se viene especulando en las últimas semanas. Rato ha recordado que los propios presidentes de las entidades que aparecen como posibles novias de Bankia, como Isidro Fainé y Francisco González, han negado su interés en una unión.

El máximo responsable de Bankia ha evitado pronunciarse sobre la reciente limitación de los sueldos de los directivos que ha decretado el Gobierno. En su caso, supondrá un recorte de remuneración del 75%, hasta 600.000 euros, el límite marcado para las cajas que han recibido ayudas a través del FROB 1. "No queremos hacer valoraciones sobre cosas que nos afectan personalmente", ha puntualizado.

Además, ha asegurado que "Bankia no es un riesgo sistémico. Hemos dado beneficios y cumplimos con las provisiones".

Rodrigo Rato ha anticipado además que Bankia, la filial cotizada de BFA, recurrirá a la fórmula del script dividend para retribuir a sus accionistas, una propuesta que llevará a la próxima junta. Bankia, que comenzó a cotizar el pasado mes de julio, aún no ha hecho entrega de dividendos.