El banco central no permitirá emplear hipotecas como garantía

Los bancos podrán utilizar créditos a empresas y al sector público para pedir dinero al BCE

Los bancos españoles podrán utilizar como colaterales ante el BCE créditos no fallidos a empresas y a organismos públicos. Sin embargo, las hipotecas quedan descartadas como garantía.

El BCE anunció el pasado 8 de diciembre que ampliaría el abanico de los activos que admite como garantía para prestar la liquidez a la banca. Ya admite bonos de titulización con una nota de A, cuando hasta ahora los aceptaba solo de triple A, pero la gran novedad radica en que aceptará además créditos como colaterales. Eso sí, el supervisor nacional -en este caso, el Banco de España- debe dar el visto bueno.

Así, el Banco de España aceptará préstamos al corriente de pago a empresas y organismos del sector público, que no sean préstamos hipotecarios. Eso sí, su riesgo de crédito estimadodebe tener una probabilidad de impago igual o inferior al 1%, aunque inicialmente solo aceptará activos de garantía con una probabilidad de impago igual o inferior al 0,4%. Los préstamos que no estén sujetos ni constituidos con arreglo a la legislación española podrían ser aceptados posteriormente, tras un análisis jurídico individual.

En la conferencia de prensa del pasado 8 de diciembre, Mario Draghi abrió la puerta a que los bancos pudieran emplear como colateral para obtener liquidez ante el BCE los préstamos hipotecarios que estuvieran al corriente de pago. Finalmente, el organismo que preside Miguel Ángel Fernández Ordóñez, tras consultar al BCE, no aceptará las hipotecas como garantía.

Junto con España, otros seis bancos centrales de países de la zona euro ampliarán la gama de colaterales para solicitar liquidez al BCE.