Chris Bullock. Gestor del fondo Henderson Euro Corporate Bond

Una estrella emergente en deuda privada

Nos vemos con uno de los gestores de uno de los fondos de renta fija privada en euros con más brillo. La renta fija privada de alta calidad crediticia en Europa, con sus interesantes cupones, su bajo riesgo de impagos, su diversificación geográfica y sectorial no parece sobre el papel una mala opción para tener en cartera. Además, unos diferenciales, que han venido moviéndose en los últimos meses en niveles de valoración asociados a una recesión y que arrojan una rentabilidad media implícita para estos bonos cercana al 5%, desde un punto de vista más táctico, tampoco parece un mal momento de entrada. Eso sí, siempre que el inversor "tenga el estómago" para aguantar la volatilidad de precios en que nos movemos.

En esta ocasión nos vemos con el cogestor de uno de los fondos que más está dando que hablar en los últimos tiempos, por su comportamiento estelar en poco más de dos años que tiene de vida. Entre un buen número de profesionales parece haber rechazo a considerar fondos que no tengan por lo menos tres años de historial y determinado patrimonio. Esta actitud supone en no pocas ocasiones perderse los mejores periodos de no pocos fondos.

Este fondo de Henderson ha logrado un exceso de rentabilidad sobre los índices de referencia de la categoría superior al 8%. Ello lo ha conseguido con la toma de algo más de riesgos, si lo medimos por distintos parámetros, pero siempre dentro de unos límites y diversificación adecuados. Su filosofía se define por ser activa respecto a la benchmark y donde los gestores disponen de una elevada flexibilidad, que se concreta en poder tomar decisiones con un significativo nivel de impacto en asignación de activos (sectores, calidad crediticia), selección de emisores y en uso de derivados de crédito con objeto de cobertura e inversión, incluyendo puntualmente la toma de posiciones cortas.

Este no es un fondo de retorno absoluto, aunque el señor Bullock sí gestiona otro fondo de crédito con un enfoque de rentabilidad absoluta. La visión de que esta es una clase de activo con un claro comportamiento de reversión a la media lleva a los gestores a una monitorización de estos indicadores de mercado, con el objeto de tomar posiciones contrarias, otro de los elementos definitorios del fondo.

Flexibilidad

Un ejemplo cercano de ello sería el final del segundo trimestre de 2011, donde los diferenciales se relajaron en exceso, dado el entorno de mercado, al mismo tiempo que los bancos de inversión seguían soportando el rally, lo que llevo al gestor a situarse infraponderado en crédito con acierto. En cualquier caso, dicha flexibilidad viene limitada cuantitativamente porque, a nivel agregado de cartera el tracking error o error de seguimiento del índice (el Iboxx Euro Corporates), no puede superar el 3%, no puede superar una asignación del 20% (agregada) a bonos de alto rendimiento y no denominados en euros y finalmente puede separarse como máximo dos años de la duración media del índice. El gestor tampoco podrá tomar más de un 5% en una sola posición para bonos triple A, 3% máximo para bonos hasta triple B y nunca más de un 2% para bonos con rating de crédito por debajo de la triple B. El uso de derivados de crédito es intenso aunque las políticas de gestión de riesgos en cuanto a liquidez, calidad y diversificación de las contrapartidas son adecuadas.

El análisis de la atribución de rentabilidades refleja que las decisiones de asignación de activos han tenido un peso elevado en el mejor comportamiento del fondo aunque Bullock señale que la selección de los "nombres" o emisores también sea un elemento clave en la gestión del fondo. Solo dos decisiones, en cuanto a dos compañías envueltas en acciones corporativas, explican una buena parte del exceso de rentabilidad asociado a la selección de emisores. Dentro de las ventajas competitivas aducidas por el gestor, quizás la más interesante sería su menor tamaño, lo que en un mercado OTC como el de deuda corporativa europea, da ventajas en cuanto a capacidad de maniobra. El experimentado y motivado dueto de gestores es también un factor positivo, así como un equipo de análisis de crédito especialista y que está bastante cercano de la gestión del fondo.

El fondo se posiciona algo defensivo, con leve infraponderación en crédito, con apuesta decidida por gestores de compañías conservadores y con un objetivo de no perseguir rendimientos altos en sectores como el financiero, el consumo o en los peores países periféricos.

EAFI Kessler & Casadevall Asesoramiento Financiero