Por presunto fraude en embargos de viviendas

El fiscal general de Nueva York demanda a tres bancos de EE UU

El fiscal general de Nueva York, Eric Schneiderman, ha presentado una demanda en los tribunales contra tres grandes bancos de Wall Street a los que acusa de haber cometido un fraude en los trámites de ejecuciones hipotecarias que dejaron a decenas de miles de estadounidenses sin vivienda en ese estado.

La demanda asegura que Bank of America, JPMorgan Chase y Wells Fargo se crearon y se beneficiaron de un Sistema de Registro Electrónico de Hipotecas (MERS) puesto en marcha en los años noventa que derivó en millones de ejecuciones "engañosas y fraudulentas" que pusieron en duda la integridad del proceso de embargos judiciales.

En concreto, acusa a empleados y agentes de los citados bancos de haber actuado como certificadores del MERS y de haber enviado "de forma repetida" documentos judiciales en los que se incluía información "falsa y engañosa" en la que hacían creer que tenían autoridad para iniciar los procesos de ejecución hipotecaria.

La demanda, presentada hoy ante un tribunal estatal en Brooklyn, menciona también a BAC Home Loans Servicing, Chase Home Finance, EMC Mortgage Corporation y Well Fargo Home Mortagage, y busca una orden judicial para que los bancos tomen "todas las medidas necesarias" para subsanar cualquier defecto en los títulos de propiedad.

Además, busca demostrar que estas prácticas fraudulentas violaron la ley, así como medidas cautelares para evitar que los bancos sigan usando este registro privado, y obtener compensaciones por daños y perjuicios para los propietarios perjudicados, y las sanciones civiles que correspondan.

La Fiscalía asegura que la industria financiera creó el MERS para que las instituciones pudieran "evadir" el pago de comisiones en los registros públicos, evitar los trámites burocráticos asociados a ese tipo de procedimientos y facilitar y aligerar la concesión de créditos hipotecarios.

El fiscal general de Nueva York criticó que cuando los propietarios no pudieron afrontar los préstamos, esas mismas instituciones iniciaron los trámites para ejecutar embargos.

Schneiderman, que añadió que lo hicieron "en masa" y sobre la base de documentos "engañosos y fraudulentos", subrayó que sólo a través de una verdadera rendición de cuentas por esa conducta ilegal, se hará justicia para los propietarios de viviendas afectados.

La oficina de Schneiderman detalló que a través de este registro electrónico privado las transferencias de propiedades dejaron de aparecer en los registros públicos tradicionales y terminaron en una base de datos privada "plagada de errores" que impide a los neoyorquinos tener acceso a esa información.

Desde su creación en 1995, el sistema MERS ha registrado más de 70 millones de préstamos en Estados Unidos, de los cuales unos 30 millones siguen en activo en la actualidad.

En el caso concreto de Nueva York, la demanda asegura que el MERS inició los trámites para embargar 13.000 viviendas en el estado de Nueva York, pese a que en muchos casos no tenía autoridades legal para hacerlo, y de aportar documentos con información "falsa, engañosa".