Tras las críticas de Juncker

Merkel relativiza su propuesta de un control comunitario a Grecia

"Me opongo fuertemente". El presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, se ha manifestado así al ser preguntado por la propuesta alemana para que Grecia ceda el control de sus presupuestos y para que se nombre un comisario con derecho a veto sobre los gastos. La canciller alemana, Angela Merkel, ha respondido diciendo que la idea tan solo pretendía iniciar el debate.

Merkel conversa a su llegada a la cumbre con el primer ministro británico David Cameron.
Merkel conversa a su llegada a la cumbre con el primer ministro británico David Cameron.

El Gobierno alemán había propuesto por escrito a sus socios comunitarios someter a Grecia a un control presupuestario absoluto: un enviado de la Unión Europea con derecho a veto se encargaría de intervenir las cuentas y Grecia estaría obligada a dedicar gran parte de su recaudación a pagar los vencimientos de la deuda. Como contrapartida, la UE aprobaría otro paquete de rescate.

La propuesta ha tensado las relaciones comunitarias. Tras las críticas del ex primer ministro griego Papandreu, el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, se ha opuesto a la propuesta alemana. "No es aceptable ni para Grecia ni para mí", ha zanjado el que es también primer ministro de Luxemburgo.

A su llegada a la cumbre informal de líderes de la UE que se celebra hoy en Bruselas, Merkel ha dicho que no pretende crear controversia y ha descartado que hoy se vaya a debatir sobre Grecia porque no se ha cerrado el acuerdo entre las autoridades helenas y los acreedores privados.

Según informó el pasado fin de semana el semanario alemán Der Spiegel, la troika que forman el Fondo Monetario Internacional (FMI), la Comisión Europea y el Banco Central Europeo (BCE) calcula que el monto final del segundo rescate debería alcanzar 145.000 millones de euros, unos 15.000 millones más de lo acordado en la cumbre comunitaria de octubre pasado.

El primer ministro austriaco, Werner Faymann, también ha rechazado la propuesta. "No me parece buena idea crear un comisario especialmente para un país", ha dicho Faymann, que prefiere que la Comisión Europea actúe como lo suele hacer, con una supervisión reforzada en todos los países.