Gran capacidad para reorientar sus conocimientos tecnológicos

Rioglass, de la geometría imposible del automóvil a la industria termosolar

Dos fondos suizos se hacen con el 49% de la empresa española controlada por Abengoa por unos 125 millones.

Rioglass, de la geometría imposible del automóvil a la industria termosolar
Rioglass, de la geometría imposible del automóvil a la industria termosolar

La compañía española Rioglass, fundada y presidida por José María Villanueva, ha pasado en apenas cinco años de bordear el abismo a saborear el éxito. Cuyas mieles degustaron ayer sus propietarios al comunicar, tras más de un año de negociaciones, la venta de un 49% de la sociedad a los fondos suizos Partners Group y Ventizz.

Teniendo en cuenta operaciones similares anunciadas el pasado año en el sector y los múltiplos que la industria del capital riesgo maneja en estas adquisiciones el precio acordado por el 49% de Rioglass rondaría los 125 millones valorando el 100% de la empresa entre los 200 y 250 millones de euros, de acuerdo a estimaciones de expertos del sector. Estos datos no fueron ayer confirmados por las sociedades que han participado en la operación.

Rioglass, creada en La Rioja en 1991, dedicada a la fabricación de vidrio para la industria del automóvil, se asomó a un oscuro final con la llegada de la crisis del sector de componentes para el automóvil a principios de este siglo. Pero su capacidad para reorientar sus conocimientos tecnológicos sobre el vidrio y aplicarlos a la industria termosolar transformó el futuro de Rioglass.

El apoyo de la sociedad de capital riesgo española GED y del grupo Abengoa han llevado a la compañía a liderar en la actualidad el mercado mundial de fabricación de espejos de precisión empleados en las plantas de energía termosolar.

Rioglass tenía a finales del pasado siglo un aparente brillante futuro en la industria del automóvil. Sus cristales pueden verse todavía hoy en, por ejemplo, los taxis de Londres. Había logrado desarrollar "geometrías imposibles" con vidrio, colocadas en coches con diseños rompedores, curvando hasta el límite sus componentes.

Pero la crisis del sector del automóvil acompañada de la financiera colocó a Rioglass en una situación complicada. Al tiempo que decaía el sector de componentes para coches asomaba la cabeza el de componentes para energías renovables. Rioglass apostó, en 2007, por desarrollar espejos empleados en la industria termosolar empleando la tecnología que permitía doblar hasta el límite los vidrios fabricados con microcristales para automóvil. Por entonces solo la empresa alemana Flabeg se dedicaba con éxito a este negocio. Rioglass creó entonces Rioglass Solar, con dos fábricas en Asturias.

La compañía tenía ya claro su nuevo plan de negocio, pero en plena crisis financiera corría el riesgo de no disponer de los fondos necesarios. Además afloraron cambios regulatorios sobre el sector termosolar español que aconsejaron además la necesidad de internacionalizar el negocio. Entonces apareció Abengoa, con unos planes increíbles en la industria termosolar.

Al contrario que en España, en Estados Unidos parecían tener más claro el desarrollo de la energía termosolar. En 2008 la Cámara de Representantes estadounidense aprobó una prórroga de ocho años para las ayudas a la implantación de instalaciones energéticas solares en el país. El grupo andaluz adquirió el 20% de Rioglass Solar (después ampliaría ese porcentaje hasta el 50%): era el momento de apostar fuerte por esta energía y por Estados Unidos.

Abengoa logró convencer a las autoridades estadounidenses para implantar en Arizona la mayor planta de energía solar del mundo. En solo siete meses Abengoa y Rioglass levantaron la fábrica. Al octavo mes ya estaba en funcionamiento.

Beneficio de seis millones

En 2010 Rioglass Solar, de acuerdo a los datos que la compañía ha depositado en el Registro Mercantil, registró un beneficio de seis millones de euros. Sus ventas se redujeron hasta los 53,7 millones, desde los 65,4 millones de 2009. La firma achaca la caída a los cambios normativos en las cuentas de 2010.

Con la entrada en su capital de los dos fondos suizos, Rioglass Solar y Abengoa han puesto su punto de mira en dos nuevos mercados: India y Sudáfrica.

Fondo suizo

Partners Group, uno de los fondos que ha entrado en el capital de Rioglass Solar, es una de las mayores firmas de inversión europeas. Gestiona activos por valor de 25.000 millones de euros y emplea a 550 personas (que también son accionistas de la sociedad) en 15 países.

GED cierra una operación redonda

La sociedad de capital riesgo española GED, fundada por Enrique Centelles a mediados de los años noventa del pasado siglo, ha realizado probablemente con la desinversión en Rioglass, donde controlaba cerca del 30% del capital, una de sus mayores y más exitosas operaciones. Teniendo en cuenta las estimaciones de los expertos consultados, la sociedad habría conseguido un multiplicador de su inversión de entre siete a diez veces. La firma española entró en el capital de Rioglass en 2001 invirtiendo en total cerca de seis millones.

GED gestiona un volumen total de fondos cercano a los 350 millones a través de varios vehículos. Su ámbito de actuación es Europa del sudeste y la península ibérica.

De acuerdo con su página web, GED en España es accionista de compañías como Bio-oils, Senerest, Azulev, Aleastur y Nekicesa, entre otras.