Sánchez Lozano ve posible un pacto con tierra y las azafatas y "muy difícil" con los pilotos

Iberia cree que la suma de huelgas hará "inmanejable" la situación

El consejero delegado de Iberia, Rafael Sánchez Lozano, reconoció ayer la delicada situación laboral de la compañía ante el "duro" calendario de huelgas de los pilotos y la "amenaza de paros" de los trabajadores de tierra y auxiliares que se concretarán a partir de hoy. Advirtió que la suma de las protestas puede llegar a hacer "inmanejable" la situación de la compañía.

Rafael Sánchez Lozano hizo ayer un esfuerzo por transmitir que "el proyecto que IAG tiene para Iberia es de crecimiento y de reforzamiento de la marca". Sin abstraerse de la "dura" realidad laboral por la que atraviesa la empresa, con un calendario de huelgas de sus 1.400 pilotos y la "amenaza de paros" que a partir de hoy concretarán los 16.000 empleados de tierra y los 4.000 tripulantes de cabina de pasajeros (TCP), el consejero delegado señaló que "hay tiempo para negociar", pero reconoció que si las amenazas se cumplen "la situación puede convertirse en inmanejable".

Sánchez Lozano se esforzó en distinguir entre la protesta de los pilotos y la del resto de la plantilla. "Es difícil llegar a un acuerdo con el Sepla porque rechazan la creación de Express". Además, "llevan desde de abril en actitud de no colaboración y brazos caídos". El directivo dio a conocer un informe encargado a Deloitte que asegura que la oferta hecha por el Sepla en la negociación del convenio colectivo supone "tan solo 17 millones anuales de ahorro" y no de 664 millones en ocho años, tal y como mantiene el sindicato.

El directivo desveló que las razones de fondo del conflicto entre Iberia y sus pilotos, además de la negativa a aceptar Express, están en que los tripulantes "ofrecen unos ahorros muy pequeños que, además, tienden a anularse con el paso del tiempo". En segundo término, afirma que "al no flexibilizar las condiciones de productividad del convenio, la disponibilidad real de cada piloto no superará las 608 horas anuales, cuando el tope de la reglamentación internacional las sitúa en 900 horas". El directivo dice que el Sepla pide "la modificación de las rigideces de su convenio". Ante la negativa del sindicato, IAG ha tomado la decisión de hacer la contratación de la tripulaciones de Express "en un marco laboral más flexible".

Tierra y TCP

Sánchez Lozano cree que con los sindicatos de tierra y TCP "hay tiempo para un pacto" antes del 3 de febrero, fecha en la que comenzarán sus protestas. "No vamos a dar garantías de empleo, más allá de las que recogen en su convenio hasta diciembre de 2012, si no es a cambio de otras contrapartidas". Para ello propone la apertura de los convenios, pero "los sindicatos se han cerrado en banda". Sobre si Express contratará su handling con la división de servicios aeroportuarios de la matriz, dijo que "estaría encantado de que así fuera, pero el problema es que no estamos dando este servicio a precios de mercado". Sobre la contratación por Iberia Express de los TCP eventuales de la matriz, afirmó que "tiene solución", pero apuntó que las diferencias con sus sindicatos radica en que "exigen garantías de empleo hasta 2015 sin contrapartidas".

Sánchez Lozano no quiso cuantificar las pérdidas de Iberia a causa de la conflictividad laboral. Dijo que "todas las huelgas son un desastre y siempre tienen consecuencias", pero declinó precisar qué ocurrirá si los paros se generalizan y la situación se vuelve "ingobernable". La función de un gestor es "tomar medidas", advirtió.

"Ni un solo euro de la compañía ha ido a British"

"No hemos sabido transmitir los esfuerzos y planes de crecimiento y de reforzamiento de la marca de Iberia que se están haciendo desde IAG" (el holding nacido de la fusión de Iberia y British Airways), reconoció ayer Sánchez Lozano. Las medidas que han tomado están dirigidas a tres aspectos cruciales: "Queremos invertir en largo radio, arreglar los problemas del hub de Barajas y cambiar de modelo de corto radio".

La inversión en el largo radio consiste en la compra de 16 bimotores Airbus 330 y la liquidación de la flota de Airbus 340-300. Los ahorros que traerá se evalúan en 100 millones anuales. Otra inversión es la "renovación de la clase de negocios y la turista".

Sobre el hub de Barajas, Sánchez Lozano afirmó que "no funciona bien", ni por su "malísima" puntualidad ni por el tiempo de enlace entre vuelos. Los causantes de este mal funcionamiento son "los problemas de control aéreo que durante el último año han mejorado bastante", también "la actitud de nuestros pilotos, que desde el pasado abril mantienen una actitud de no colaboración y de brazos caídos" y problemas de gestión, "ya que no hemos sabido adaptarnos a la situación".

El directivo dijo que el mantenimiento de aviones "es muy rentable". Este negocio y el handling "no son áreas estratégicas de IAG, que tiene vocación de volar aviones". Precisó que "estamos cómodos por ahora con estos negocios, siempre que sean rentables".

Lozano rechazó la acusación de que IAG ha puesto la caja de Iberia al servicio de British. "Ni un euro de la caja de Iberia ha ido a nuestro socio, entre otras cosas porque su caja es más grande que la nuestra". Además, "la caja es de los accionistas y no de los pilotos".

Plantilla

Express, el único modelo que crea empleo

-Inversión: Sánchez Lozano afirma que la propuesta de Express para cambiar el modelo es la única que crea empleo y moviliza inversiones.

-Sin despidos: el directivo presenta datos que indican que se crearán 96 puestos de pilotos, 563 de TCP y 274 de trabajadores de tierra.

-Legalidad: Sánchez Lozano recuerda que no se ha presentado ninguna denuncia de ilegalidad contra Express.