Análisis técnico

El viernes el relámpago, hoy el trueno

Seguimos con tensión en el cuerpo un día más, una semana más. Hoy tendremos en los mercados el impacto de la rebaja de calificación sobre varios países de la zona euro que tuvo lugar el viernes por S&P.

Austria y Francia ya no tienen triple A y lo que más se está mirando es el efecto contagio que puede tener en bancos ingleses y americanos el movimiento que se produzca en la banca francesa. Lo que pasó el viernes ya se tuvo en cuenta desde de diciembre, cuando se hizo el anuncio, por lo que no se espera que haya demasiado movimiento en los mercados hoy. Uno de los grandes problemas es que Wall Street está cerrado por el día festivo de Martin Luther King y Europa se enfrenta a sí misma sin contrapartida optimista por parte de Estados Unidos.

Ahora mismo hay más preocupación por lo que pueda pasar con Grecia que por las rebajas, ya que nos estamos quedando sin tiempo para que finalice la negociación de la quita sobre su deuda con el sector bancario y Alemania ya ha puesto esto como requisito para poder seguir recibiendo dinero del rescate y avisa también al sector privado que no deberían poner en peligro el objetivo de la sostenibilidad de la deuda intentando sacar más dinero pidiendo altos tipos de interés. Las negociaciones se rompieron el viernes y se retomarán este miércoles. Cada vez hay más presión sobre Grecia para que se llegue al acuerdo del compromiso que se adquirió en aquella famosa reunión europea.

El euro se mantiene ligeramente por encima de los mínimos alcanzados el viernes y está en niveles de 1,265 más o menos pero el comportamiento de esta moneda cada día preocupa más. El desacople que estamos viendo entre Europa y Estados Unidos se está subrayando en el par Euro-Dólar, perjudicando la correlación que existe entre la fortaleza de nuestra moneda y el apetito por el riesgo. Un menor apetito por el riesgo y mayor fortaleza del billete verde, dirigen dinero inversor hacia la deuda de Estados Unidos sin ninguna duda y potencia la sensación general de búsqueda de seguridad, aunque lo que simplemente se busque sea hacer operaciones en divisas bien con un horizonte cercano, para aprovechar el movimiento en precio de la deuda.

Hablando de Estados Unidos, su situación actual no es nada fácil, porque aún que llevemos un buen historial reciente de datos macros positivos, las minoristas están creando un punto de atención por el desconcertante comportamiento que hubo en Navidades. Inmediatamente después del pistoletazo de salida de la época más consumista del año, se nos dijo que el comportamiento era bueno y las cifras también, pero muchos apuntaban a que todo era falso ya que es imposible tener buenos resultados con descuentos de cerca del 70% para atraer a los compradores. La semana pasada tuvimos algunos profit warning como el de Tesco en las minoristas que alarmaron a muchos y esta semana tendremos resultados empresariales de este sector, por lo que veremos si hay una correspondencia real, con dinero gastado, con el dato de confianza al consumidor de la Universidad de Michigan que el viernes en su primera lectura alcanzó el máximo de hace muchos meses.

Lo anterior es un punto de desconfianza sobre la situación actual y el otro es el comportamiento de China. El mercado está esperando que este país retome la senda de la política expansiva con varios recortes a los requerimientos de reservas de los bancos y a lo mejor alguna bajada de tipos de interés al ver que la inflación está lejos de aquel máximo por encima del 5%. Los problemas económicos de Europa hacen que un potente comprador de sus exportaciones esté K.O y eso acabe viéndose en un mal dato de PIB, apoyando la tesis de la necesidad de potenciar otra vez la actividad económica.