"No hay posibilidad de que se repitan"

Draghi ataca los test de estrés para la banca

El presidente del BCE ha atacado con dureza la forma en la que se realizaron los test de estrés de la banca europea. Considera que han tenido un efecto procíclico, agravando el deterioro del crédito y de la situación financiera.

El presidente del BCE ha atacado con dureza la forma en la que se realizaron, en septiembre, los test de estrés que determinaron necesidades de capital de la banca europea. Preguntado por si estos test han restringido el crédito ha señalado que uno de los motivos por los que los bancos no prestan es la falta de capital.

"El ejercicio llevado a cabo por la EBA era correcto por sí mismo", ha explicado Draghi, "pero se hizo cuando las cosas eran diferentes y la secuencia de acontecimientos no fue óptima". Según el presidente del BCE, los gobiernos de la zona deberían haber tenido capital disponible para aportar a la banca en caso de necesidad, antes de los test de estrés. "No lo tenían", apuntó, "y el fondo de estabilidad debería estar operativo para relajar la tensión de los mercados. Y no estaba en marcha".

Además, ha señalado que las necesidades de capital que determinó la ABE se basaron en precios de bonos en un entorno de tensión extrema. La autoridad bancaria obligó a computar con descuento la deuda pública de países sometidos a la presión de los mercados (España, Italia, Grecia, Portugal e Irlanda) para determinar un ratio de capital básico mínimo del 9%. Pero esta obligación forzó a muchas entidades a vender la deuda, agudizando la crisis. "El ejercicio de la ABE ha resultado ser procíclico, y no hay posibilidad de que se vuelva a repetir un ejercicio así", ha sentenciado Draghi.