El selectivo ha subido un 1,84% y la prima de riesgo ha cerrado en 320 puntos

El Ibex estrena el año con subidas y mira hacia los 9.000 puntos

Ni Tokio, ni Londres, ni Nueva York... Pero la Bolsa española, acompañada eso sí de París, Fráncfort y Milán, ha sacado fuerzas de flaqueza y ha arrancado 2012 con subidas. El Ibex ha concluido en 8.723,8 puntos, tras avanzar un 1,84%. El volumen, sin embargo, ha sido mínimo. La prima de riesgo ha caído hasta 320 puntos desde los 326 del viernes.

Los pronósticos para el nuevo año no son nada halagüeños, pero las Bolsas del Viejo Continente, al menos durante la primera sesión de 2012, se han sacudido las dudas y han comenzado con ganancias.

El Ibex ha subido un 1,84% y ha cerrado en 8.723,8 puntos, máximo desde el 31 de octubre. Los analistas técnicos señalan que su objetivo psicológico inmediato son los 9.000 puntos. El volumen negociado ha sido, sin embargo, mínimo, con 2.290 millones de euros, de los que 1.426 han correspondido a operaciones de bloques, según Infobolsa.

El resto de los parqués del Viejo Contiente con negociación -Londres, al igual que Tokio y Wall Street, no ha abierto hoy sus puertas- también ha terminado con importantes avances. París ha sumado un 1,7%; Fráncfort, un 2,9%; y Milán, un 2,4%.

IBEX 35 7.511,10 -0,91%

En el mercado de deuda, la prima de riesgo española (diferencia entra la rentabilidad exigida en el mercado secundario al bono español a 10 años y el bund alemán) se sitúa en torno a los 320 puntos básicos, lejos de los 499 de la italiana.

La canciller Angela Merkel y el presidente francés Nicolas Sarkozy advirtieron de que los próximos meses van a ser difíciles para Europa. Merkel pidió más cooperación para salvar el euro y Sarkozy anunció reformas estructurales en Francia, pero sin recortes.

El pesimismo también inundó al primer ministro griego, Lucas Papademos, que alertó de que se avecinan meses "críticos" para Grecia, y al conservador presidente de Portugal Aníbal Cavaco Silva, que avisó de que los desafíos que afronta Portugal y Europa no solo se resuelven con el "rigor presupuestario".

El euro, por su parte, baja ligeramente, hasta los 1,292 dólares, frente a los 1,296 del pasado viernes.